Feminismos

El machismo ha evolucionado con el tiempo y se ha adaptado a las nuevas circunstancias. Ya no es políticamente correcto defender a aquellos que imponen su voluntad con la fuerza bruta, y lo mismo ocurre con los que acosan por la calle, los que pagan menos a las empleadas de su empresa, o los que hacen comentarios sexistas delante de sus compañeras, amigas, o familiares. Por eso, la estrategia a seguir es desacreditar la lucha feminista tratando de apelar a la buena voluntad de las personas, convirtiendo al hombre en víctima y a la mujer en verdugo. Por eso, os traemos aquí los cuatro mitos más recurrentes sobre la violencia de género y confiamos en que este artículo sea útil en las comidas navideñas y de empresa.

1.- Denuncias falsas

Es una costumbre ya que cada cierto tiempo circulen bulos con datos engordados sobre denuncias falsas. Es curioso, porque esto solo ocurre con el delito de violencia de género y no con otros en los que el índice es mucho mayor, como por ejemplo, el robo. Pero antes de entrar en profundidad en el tema, analicemos: ¿Qué es exactamente una denuncia falsa?

Lo primero que tiene que quedar claro es que una denuncia falsa es un delito, o lo que es lo mismo, tiene que condenarte un juez para que tu denuncia sea considerada falsa. Sin una sentencia que afirme que la denuncia que has interpuesto es falsa, ninguna lo es. Esto quiere decir que acusar a alguien de denunciar en falso es un delito per sé, puesto que estás violando su presunción de inocencia.

El primer requisito para considerar una denuncia como falsa es que el juez haya sobreseído o archivado el delito que se le imputa a la persona supuestamente denunciada en falso. Pongamos un ejemplo práctico: María denuncia a Juan por violencia de género y Juan afirma que la denuncia de María es falsa. Pues bien, el que está cometiendo el delito es Juan, ya que está violando la presunción de inocencia de María, que no ha sido condenada por un juez por interponer una denuncia falsa.

Llegados a esto, ¿cuál es el índice de denuncias falsas en casos de violencia de género? O dicho de otra manera, ¿de las más de 300 denuncias por violencia de género interpuestas al día en España, en cuántos casos el juez ha considerado que la denuncia en cuestión era falsa? Según los datos que facilita la fiscalía, fácilmente rastreables en internet, en el periodo comprendido entre 2009 y 2016 se presentaron 1.055.912 denuncias por violencia de género. De estas, tan solo 79 resultaron ser falsas, lo que se traduce en un 0,0075% del total (ver).

De estas cifras se deduce que en absoluto es habitual que una denuncia por violencia de género sea falsa. Otra cuestión muy diferente es que existan pruebas suficientes para incriminar a alguien, puesto que, recordemos, son delitos que en la mayoría de los casos se producen en el ámbito privado, aunque en ocasiones también ocurren en espacios públicos.

2.- ‘La palabra de una mujer es suficiente para encerrar a un hombre’

¿Cuántas veces habéis escuchado esta frase? Para los que vengáis por aquí por primera vez, es una frase muy recurrente entre los que son partidarios de abolir la Ley Integral Contra la Violencia de Género. Esta afirmación se sustenta en el hecho de que, tras una denuncia por violencia de género, el denunciado en cuestión es detenido como medida cautelar, situación en la que puede permanecer como máximo 72 horas, tras las cuales tendrá lugar una vista judicial en la que se decidirá si queda en libertad con o sin cargos, si ingresa en prisión preventiva, o si se establecen medidas cautelares. Visto así podría decirse que sí, la palabra de una mujer es suficiente para encerrar a un hombre. Sin embargo, este protocolo se lleva a cabo para todos los delitos penales, y esta es una parte que se suele omitir.

3.- Suicidios masculinos

Hace tiempo se propagó un bulo que afirmaba que se producían una gran cantidad de suicidios por denuncias falsas o divorcios abusivos. Sin embargo, una vez más, esto no es cierto. Según los datos del INE (ver), es cierto que en España se suicidan más hombres que mujeres. Sin embargo, las estadísticas en ningún caso recogen las causas del suicidio, por lo que es imposible apuntar a los divorcios y las denuncias falsas de malos tratos. No hay datos. No lo sabemos.

http://www.ine.es/prodyser/espa_cifras/2017/index.html#21/z

Pero vayamos a aspectos más concretos. Según la imagen, fueron 8.935 los hombres que se suicidaron en divorcios abusivos o por denuncias de malos tratos en 2010. El INE lo desmiente nuevamente, y como se puede observar en la imagen que figura más abajo, fueron 2.456 los hombres que se suicidaron en ese año. Para los incrédulos, dejaremos aquí el link.

http://www.ine.es/prensa/np703.pdf

4.- Los 30 hombres asesinados por violencia de género.

Los hay que nos intentan hacer creer que los hombres son las grandes víctimas olvidadas en todo este drama de la violencia machista. Ya es costumbre que todos los años se haga viral una noticia que afirma que 30 hombres fueron asesinados por sus parejas el año anterior. Analicemos paso a paso por qué esta afirmación es falsa.

En primer lugar, cabe mencionar que violencia de género no es lo mismo que violencia doméstica. La violencia de género es aquella sufrida por las mujeres por el simple hecho de serlo, mientras que la violencia doméstica es aquella ejercida en el terreno de la convivencia familiar por parte de uno de los miembros contra otro. Esto incluye, lógicamente, de mujer a hombre, pero también de mujer a anciano, de hombre a niño, etc. ¿Por qué esta distinción? Porque la violencia de género hace referencia a la discriminación histórica de la que parten las mujeres, y al ideario colectivo que hace de nuestra sociedad una sociedad machista.

Llegados a este punto queda bastante claro que los hombres no pueden sufrir violencia de género, y sí pueden sufrir violencia doméstica. Ésta, puede ser ejercida por una mujer o por un hombre, pero en el caso de España, de cada veinte hombres maltratados en el ámbito familiar dieciocho lo son a manos de otros hombres. Esto, la mayoría de las veces, se pasa por alto.

¿Por qué no fueron treinta hombres los que murieron el año pasado? Se desconoce la fuente de este dato, pero lo que está claro es que no es ninguna de las estadísticas oficiales que hace el gobierno cada año. Porque sí, aunque muchos digan que ya no se recuentan víctimas masculinas, las cifras están ahí. Solo hay que buscarlas.

Es el Consejo General del Poder Judicial el organismo que publica boletines estadísticos sobre violencia de Género y Doméstica desde 2003. En ninguno de los informes realizados, que puedes consultar aquí, ha habido 30 hombres asesinados por sus parejas. Así, en 2008 fueron 6, en 2009 fueron 10, en 2010 fueron 7, en 2011 fueron 7, en 2012 fueron 4, en 2013 fueron 6, en 2014 fueron 8, en 2015 fueron 10… Pero las cifras no acaban ahí. De los 10 hombres asesinados en 2015, dos habían sido denunciados por violencia de género. Como veis, las cifras no son tan sencillas como parecen, y el problema es más complejo de lo que algunos lo presentan.

Link: http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia-domestica-y-de-genero/Actividad-del-Observatorio/Datos-estadisticos/?filtroAnio=2003

Por lo tanto, las denuncias falsas no son una tónica cuando las mujeres van a comisaría a exponer los malos tratos. Y de este modo, tampoco sabemos cuántos hombres se suicidan por estas supuestas denuncias falsas porque las autoridades no agrupan los suicidios por causas. Los hombres denunciados por violencia de género pueden pasar como máximo 72 horas detenidos, pero también las mujeres acusadas de violencia doméstica, y toda aquella persona que, en definitiva, haya cometido un supuesto delito. Y por supuesto, no hay treinta hombres asesinados, ni los ha habido nunca. Todo esto solo son burdas mentiras del neomachismo para tratar de frenar, una vez más, la emancipación de las mujeres.