El eurodiputado por la formación política Vox, Hermann Tertsch, que se encontraba esta semana en Miami, participando en reuniones y protestas por la democracia, junto al vicepresidente de VOX, Víctor González; el Eurodiputado italiano, Carlo Fidanza; el Director de la Fundación Disenso, Jorge Martín Frías; y varios referentes de la disidencia cubana en el exilio, como Rosa María Payá, hija de Oswaldo Payá, anunció su intención de viajar a Cuba para apoyar a la disidencia cubana.

Sin embargo, las autoridades cubanas les denegaron este lunes al grupo el permiso de viaje a Cuba y les comunicaron que no se autorizaría a aterrizar al avión en el que pretendían partir desde Miami.

Fuentes del partido han explicado que han enviado varias solicitudes como representantes del grupo ECR, al que pertenece Vox en el Parlamento europeo, pero sólo han recibido negativas poder viajar al país. El vicepresidente político del partido, Jorge Buxadé, decía en rueda de prensa desde Madrid que «esperaba que puedan entrar y, sobre todo, que puedan salir».

Cuba impide la entrada a Vox en la isla y participar en las protestas del 15N
Cuba impide la entrada a Vox en la isla y participar en las protestas del 15N

En un comunicado, Tertsch señaló que iba a Cuba a “mostrar apoyo y amistad con el pueblo pisoteado durante 63 años” y para denunciar “las complicidades de democracias europeas y americanas que lo han hecho posible”.

Por su parte, Rosa María Payá informó a Efe que intentaron viajar a Cuba para llevar a cabo «una misión humanitaria y de observación» de la Marcha Cívica por el Cambio convocada para este lunes en Cuba y reivindicó su “derecho a entrar al territorio cubano cuando queramos” y “a marchar cívicamente en las calles de Cuba”.

«La negativa a la misión de observación hace evidente los planes de violencia de la dictadura. Los cubanos en nuestra delegación simplemente tenemos derecho a entrar a nuestro país y no vamos a parar hasta conseguirlo», dijo Payá a Efe.

Hoy, «el régimen pudo impedirlo, pero la reunificación de nuestra nación es indetenible, porque el pueblo dentro y fuera está decidido a recuperar la patria y la vida», ha añadido.

La dirigente de Cuba Decide agradeció a los eurodiputados Terscht, y Fidanza, de Hermanos de Italia, su «solidaridad» por acompañar a un grupo de cubanos a «ser observadores imparciales de esta jornada histórica». Payá dijo que Cuba es un «muro de Berlín» que causa inestabilidad en todo el continente y es necesario «derribarlo».

Y añadió que los cubanos que están dentro de Cuba pelean para ello con riesgo de su vida y los de afuera tienen la responsabilidad de «no parar hasta conseguir todo el apoyo necesario para recuperar la patria, la vida y la libertad».

Abascal, Espinosa de los Monteros y Monasterio en defensa del pueblo cubano

Mientras tanto, Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros y Rocío Monasterio, han acudido a las puertas del Congreso de los Diputados en España para apoyar la lectura de un manifiesto, promovido por Foro Madrid, en defensa del pueblo cubano y que ha dado a conocer el opositor Ángel de Fana, prisionero durante 20 años de la dictadura comunista.

El texto asegura, tal y como recoge Libertad Digital, que «a pesar del asfixiante control y represión que impera en la isla, el pueblo cubano y su diáspora han dado un ejemplo a todas las naciones libres al recordarles que no hay maquinaria totalitaria que pueda frenar el deseo de libertad y democracia».

«Hoy, gracias a todos esos valientes que se sacrificaron y se sacrifican, el pueblo cubano se manifiesta para recuperar la soberanía de Cuba que les han robado», continúa el manifiesto con el que muestran su apoyo a «todas las manifestaciones contrarias al régimen totalitario castrista» y «animan al pueblo cubano a no desfallecer en su lucha por la democracia, la libertad y la prosperidad de su nación».

Para finalizar, «condenan enérgicamente todas las acciones criminales y represoras del régimen castrista contra el pueblo cubano y contra las naciones que conforman la Iberosfera a través de Foro de São Paulo y el Grupo de Puebla».

En una rueda de prensa, el vicepresidente político de Vox, Jorge Buxadé, ha recordado que todavía hay más de 600 presos en cárceles cubanas y ha exigido democracia para el país, criticando la complicidad «por acción u omisión» de las democracias occidentales que «no están a la altura».

Actos represivos

Desde el sábado hasta este lunes a primera hora, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) ha detectado más de 200 «actos represivos» atribuidos a una escalada de la presión por parte del régimen cubano para disuadir a la ciudadanía de participar en las movilizaciones opositoras.

El OCDH ha denunciado al menos 49 retenciones en domicilios y 25 casos de amenazas entre ellas a los sacerdotes Alberto Reyes, Rolando Montes de Oca y Castor Álvarez Devesa. Además junto a la vivienda de la activista Saily González Velázquez y del dramaturgo Yunior García Aguilera se presenció una multitud.

Asimismo, el OCDH ha señalado que al menos dos personas han sido arrestadas en el parque El Quijote, en La Habana, tras gritar «viva la democracia».

2 Comentarios

  1. Y el punto de vista del gobierno cubano? Informar sólo de las opiniones del bando de Vox and company no es muy equilibrado periodísticamente, no?

  2. Para este tipo de gentuza, la democracia es la excusa perfecta para «blanquearse», pero donde siempre se han movido a sus anchas es en las dictaduras fascistas. Ahora se están especializando en hackear a los electores, como hizo Trump con Cambridge Analytica. Claro ejemplo de que la democracia ya no funciona tal y como la conocíamos.
    Ahora cualquier fascista puede contratar a una empresa para, mediante tecnología informática, reconducir a amplios «rebaños» de electores con pocas luces hacia sus perversos fines. Tal y como nos cuenta Eitan Hersh en su libro Hackeando al Electorado.
    Si no nos tomamos estas cosas en serio, volveremos a la Alemania de los años 30s.
    NINGÚN FASCISTA DISFRAZADO DE MONJITA DE LA CARIDAD NOS PUEDE DAR LECCIONES DE NADA.

DEJA UNA RESPUESTA