13Shares

Teresa Domínguez

“Solo es una serie de TV, es ficción, pero en sus muros de mentiras anidan grandes verdades” Ane Crabtree, creadora del vestuario de Handmaid’s Tale.

El 4 de febrero se celebraron elecciones presidenciales en Costa Rica, un grupo de mujeres se vistieron de las protagonistas de ‘The Handmaid’s Tale’, de Margaret Atwood. En el libro y la exitosa serie, las mujeres de rojo, han perdido todos sus derechos y son capturadas y sometidas por un bien mayor, ser utilizadas solo para fines reproductivos.

“Una intención de protesta pacífica, interseccional, apartidaria y autogestionada.”

Alzando la voz por lo que llaman “una amenaza fundamentalista” y en su lucha por la igualdad, un colectivo de diez mujeres decidieron hacer un acto de crítica espontáneamente, sin más pretensiones que hacer democracia y defender los derechos de las mujeres y la libertad. Ellas: Yorleny Araya Valenciano, Gabriela Clarke Caamaño, Alicia Coto Guzmán, Sofía González Barboza, Angélica León Sánchez, Sara Mata Calderón, “Karla Piedra Mora”, Ana María Rodríguez Pereira, Paola Rogue Porras y Jimena Torres Sibaja se disfrazaron como las protagonistas del libro, con una cita de la misma serie colgada del cuello: Nolite Te Bastardes Carborundorum”una frase que se convierte en un lema de resistencia: “No dejes que los bastardos te machaquen”, con el fin de acudir a ejercer su derecho y rebelarse por las propuestas del candidato a la presidencia Fabricio Alvarado.

En la conversación que mantuvimos con una de las componentes del colectivo #SomosNuestras nos comentaba que la situación es muy preocupante. Que la lucha es colectiva y que no pretenden destacar individualmente.

Somos muy afortunadas. Aún” forma parte de un primer comunicado en el que destacan que crecieron en un país democrático y estable, donde la costumbre de los medios es hablar sobre una fiesta electoral. Ellas decidieron hacerla de disfraces porque sí. “Porque la protesta también es fiesta”. Emular una conocida ficción ante una amenaza fundamentalista que de ficticia no tiene nada.

“Estamos ante un panorama donde las condiciones materiales de las mujeres han sido un tema invisibilizado por los medios de comunicación y la mayoría de partidos políticos. La mayoría de las propuestas de los partidos hacia las mujeres están relacionadas a labores de cuido y una aparente obligación a reproducirse. Nuestra obligación y participación ciudadana, sin embargo, trasciende. Nos manifestamos a favor de un estado laico, que celebre todas las libertades, porque todavía falta mucho trabajo para llegar a una verdadera igualdad. Votamos por nuestros derechos, votamos por nuestra seguridad, votamos por nuestra libertad. Hoy usamos y vestimos nuestra voz, porque aún contamos con ellos y no pretendemos dejarla ir.Sin embargo el discurso conservador y religioso del candidato Fabricio Alvarado, que concentra el 25% de los votos según encuestas, que apuesta por “los valores y principios de Costa Rica” y de la familia tradicional, uno de sus lemas en la campaña electoral, lo posiciona en uno de los candidatos favoritos para ganar la primera vuelta de la votación, según el Centro de Investigaciones y Estudios Políticos (CIEP).”

Grupos fundamentalistas que cada vez son más numerosos en política, el recorte de libertades y el feminicidio como causa de muerte de las mujeres de la región y la violencia doméstica domina las dinámicas familiares de muchas personas. La lucha feminista es una lucha global, la igualdad no está alcanzada.

“Las mujeres contamos con menor participación política, nuestra salud e integridad física se encuentra en constante amenaza, existe una brecha de género en lo profesional y no solo es económica, nuestras trayectorias profesionales son puestas en duda o truncadas antes de alcanzar su potencial.”

Después de la acción del día 4, estas mujeres valientes han ido dando forma a un proyecto de acción común llamado #SomosNuestras que es como se identifican colectivamente. Y lo escogieron porque, al contrario que en “el cuento de la criada”, ellas reclaman la propiedad sobre sus cuerpos, sus voces, y sus acciones. A raíz de la atención que ha generado la propuesta su objetivo se ha ampliado a generar consciencia, discusión y visibilización sobre los temas que afectan a mujeres, minorías sexuales y otros grupos históricamente discriminados.

“No podemos permitir que el trato humano y los derechos se conviertan en moneda de cambio. Los derechos son para todas las personas. De otro modo, dejan de ser derechos y pasan a ser privilegios.”

Las próximas movilizaciones serán planificadas para 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, así como el 1 de abril, ya que será la segunda ronda electoral en Costa Rica.

“Esto no acaba aquí”  

“Son tiempos difíciles pero juntas podemos salir adelante.” Paola Rogue

GuardarGuardar

GuardarGuardar

13Shares

Deja un comentario