El parlamentario del PP Antón Damborenea ha señalado que las «actuaciones» del expresidente del PNV, Xabier Arzalluz no fueron «precisamente en favor de acabar con el terrorismo de ETA sino que algunos podríamos decir que todo lo contrario». Por su parte, la parlamentaria del PNV Josune Gorospe ha calificado de «sesgada» esta interpretacion y ha asegurado que la «obsesión» del exlíder del jeltzale era que desapareciera la violencia.

En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press Damborenea se ha referido al fallecimiento este jueves del presidente del PNV Xabier Arzalluz cuyo funeral se celebra hoy en Azkoitia.

Tras dar el pésame a su familia y amigos, ha reconocido que es «evidente» que ha sido una figura «muy importante» que «para algunos habrá sido muy buena y para otros no ha sido tan buena».

«A la hora de llegar a acuerdos quién tiene más capacidad de llegar a acuerdos… ¿el que llega a acuerdos con un partido del que no necesita sus votos o el que acuerda porque el que no necesita sus votos está dispuesto a acordar que fue el caso de Aznar, por ejemplo?», ha cuestionado.

Con respecto a la figura de Arzalluz, Damborenea ha recordado que en los últimos 40 años se ha sufrido un grupo terrorista y «sus actuaciones en esta materia no han sido precisamente en favor de acabar con el terrorismo de ETA sino que algunos podríamos decir que todo lo contrario».

«Recuerdo que en el año 80-81 el ministro de Interior de UCD Juan José Rosón Rosón llegó a un acuerdo con ETApm para que desapareciera y el señor Arzalluz decía que no se tenía que disolver que eso no era bueno», ha criticado.

Asimismo, ha advertido de que tras el asesinato del concejal del PP de Ermua, Miguel Ángel Blanco, se produjeron manifestaciones contra ETA en la calle «muy importantes» y a «Xabier Arzalluz y al PNV les da miedo porque son de los nuestros que era su frase».

«Y se van al pacto de Lizarra a pactar la tregua con ETA durante la cual había una kale borroka bestial y a él le parecía normal. A los empresarios se les seguía extorsionando y el decía que de algo tenían que vivir estos chicos. Este es el personaje que nosotros hemos vivido», ha incidido, para añadir que todo ello terminó con el Plan Ibarretxe y «su legado lo tenemos ahora el plan Ibarretxe II en el Parlamento vasco».

INTERPRETACIÓN «SESGADA»

Por su parte, la parlamentaria del PNV Josune Gorospe ha rechazado la interpretación «sesgada» que, a su juicio, ha realizado el PP sobre la figura de Arzalluz y que ha afirmado «no compartir en absoluto».

Según ha indicado, una de las «obsesiones» de Arzalluz era la desaparición de la violencia. En este sentido, ha señalado que el PNV estuvo en las manifestaciones tras el asesinato del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco porque «commpartían el dolor y la rabia», además de la «convicción de que ETA tenía que desaparecer y ha asegurado que era «algo liderado» por Arzalluz y «compartido por todo el partido».

DEJA UNA RESPUESTA