Naturaleza y Vida

DANA y cambio climático: una relación creciente e inquietante

Diversos estudios han comenzado a señalar una correlación entre el aumento de temperaturas y la frecuencia de eventos extremos de precipitación en regiones específicas.

Las DANAs (Depresiones Aisladas en Niveles Altos) representan uno de los fenómenos meteorológicos más intensos y devastadores en algunas regiones, siendo conocidas popularmente en España como “gotas frías”. Su aparición, aunque no es un fenómeno nuevo, ha estado incrementando en frecuencia e intensidad durante las últimas décadas. Esta tendencia creciente ha llevado a muchos climatólogos y meteorólogos a investigar su posible relación con el cambio climático global.

Para entender la conexión entre las DANAs y el cambio climático, primero es esencial comprender qué son y cómo se forman. Una DANA es una masa de aire frío que se desgaja de la circulación general en niveles altos de la atmósfera, quedando aislada sobre una región geográfica específica. Esta masa fría en altura interactúa con el aire cálido y húmedo de la superficie, generando fuertes lluvias, tormentas y, en ocasiones, fenómenos adversos como granizadas o tornados.

El cambio climático, impulsado principalmente por el aumento de gases de efecto invernadero en la atmósfera, provoca un calentamiento global. Este calentamiento no es uniforme: las regiones árticas se calientan a un ritmo más rápido que las zonas templadas, lo que reduce el gradiente térmico entre estas dos zonas. Este gradiente más débil puede alterar la dinámica y estabilidad de la circulación atmosférica a gran escala, como el Jet Stream, haciéndolo más errático y propenso a formar ondulaciones. Estas ondulaciones pueden favorecer la aparición de DANAs.

Por otro lado, el calentamiento global también significa que la atmósfera puede contener más humedad. El aire cálido tiene una mayor capacidad para retener vapor de agua que el aire frío. Cuando este aire sobresaturado interactúa con una DANA, el potencial de precipitaciones intensas se magnifica.

Diversos estudios han comenzado a señalar una correlación entre el aumento de temperaturas y la frecuencia de eventos extremos de precipitación en regiones específicas. Si bien la relación directa entre la frecuencia de las DANAs y el cambio climático aún está siendo investigada, la intensidad y la capacidad de estas depresiones para generar precipitaciones extremas en un mundo más cálido es evidente.

https://www.ipcc.ch/publication/ipcc-workshop-on-changes-in-extreme-weather-and-climate-events/

https://www.eea.europa.eu/data-and-maps/figures/frequency-of-extreme-precipitation

Redacción

Luchando contra la información manipulada y tendenciosa. Periodismo incómodo.

Entradas recientes

Devolver el protagonismo al campo en las políticas europeas

Costes de producción en alza, conflictos geopolíticos y aumentos de las importaciones de países no…

1 semana hace

El séptimo arte es una ventana al mundo

El cine juega un papel fundamental en nuestra comprensión del mundo que nos rodea. Desde…

1 semana hace

Los gobiernos de PP y Vox saltan por el aire: la oportunidad de la izquierda

Las rupturas en los gobiernos autonómicos de derecha podrían fortalecer a la izquierda, que ve…

1 semana hace

La oscura trama de espionaje contra Podemos: 6.903 búsquedas policiales en solo dos años

Documentos obtenidos por la Audiencia Nacional muestran cómo la denominada policía patriótica del PP dirigió…

1 semana hace

Mèlenchon y el anticristo

cualquier parecido de todo lo visto en este artículo con la política española es pura…

1 semana hace

Cinco décadas de sabotaje: el plan del lobby petrolero contra las energías limpias

La manipulación y la desinformación han sido sus herramientas durante más de medio siglo, en…

1 semana hace