El Ayuntamiento de Madrid ha retirado este jueves la placa de homenaje al expresidente republicano Francisco Largo Caballero en el distrito madrileño de Chamberí.

En la placa se podía leer: «Madrid a Francisco Largo Caballero. Testimonio vivo de honestidad y entrega al servicio de todos los trabajadores. El Ayuntamiento le recuerda en el lugar donde nació. Marzo de 1981».

La retirada de la placa es uno de los puntos aprobados en el último Pleno a propuesta de Vox y respaldada por PP y Cs, así como la eliminación de las denominaciones dedicadas a Largo Caballero e Indalecio Prieto en el callejero de la capital.

La retirada ha sido criticada por los partidos de la oposición Más Madrid y el PSOE. El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández, considera que la retirada de la placa es «un nuevo acto de la mayoría de derechas contra la memoria democrática y una nueva concesión a las exigencias de Vox» y ha anunciado que su grupo acudirá a los tribunales.

Rita Maestre, la portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, ha anunciado que también acudirán a los tribunales si se confirma que se ha producido la retirada mediante un procedimiento administrativo «irregular».

«En el aniversario del nacimiento de Largo Caballero el gobierno de Almeida arranca su placa de la Plaza de Chamberí. Así es como rinden homenaje a la memoria democrática: haciéndola añicos. Utilizaremos todas las herramientas políticas y jurídicas para restituirla», ha criticado la líder de Más Madrid en Twitter.

Por su parte, el sindicato UGT ha anunciado que «va a impugnar la decisión de esa retirada, tomada directamente sin pasar por la Junta de Gobierno, por ser contraria a la Ley de Memoria Histórica y por ir contra los sentimientos más profundos de los trabajadores madrileños».

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha arremetido contra la «barbarie institucional» que supone la retirada de la placa y así lo ha expresado a través de su cuenta de Twitter: «La barbarie de la que nos habló Walter Benjamin se documenta en imágenes como esta. Barbarie institucional, que violenta la ley para reescribir la historia y borrar sus huellas democráticas. Retirar la placa de Largo Caballero es indigno, desahuciar su memoria es imposible».

También se ha sumado a la denuncia el sociólogo y director de Nueva Revolución, Daniel Seixo, que ha comentado el vergonzoso momento en el que Madrid retira la placa en honor a Largo Caballero, expresidente del Consejo de Ministros durante la II República.

«Esta imagen esconde el poder del fascismo, se empieza retirando los símbolos molestos y se termina como se termina. España nunca ha aprendido de su historia, hace tiempo comenzamos a repetirla», ha escrito.

Por su parte, Vox ha advertido que «el siguiente objetivo» es retirar la estatua a Francisco Largo Caballero de Nuevos Ministerios. «Siguiente objetivo: la estatua. ¿Queréis evitarlo? Derogad la Ley de Memoria Histórica», insta la formación a través de Twitter.