El magistrado José Ricardo de Prada, que formó parte del tribunal del caso Gürtel y que fue duramente cuestionado por el PP cuando aspiró a ser vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se reincorpora a la Sala Penal de la Audiencia Nacional.

Vídeo Recomendado:

La Comisión Permanente del CGPJ ha acordado el reingreso al servicio activo del juez, que se encontraba en situación de servicios especiales como consecuencia de su incorporación a los Tribunales Internacionales de Naciones Unidas.

Según explica el órgano de gobierno de los jueces, concluidos todos los trabajos en el tribunal internacional en el que estaba integrado (deliberaciones, redacción de sentencia y votos particulares), su reingreso en la Audiencia tendrá efectos económicos y administrativos desde el 1 de marzo, aunque dispone de 20 días para tomar posesión.

De Prada presentó su candidatura a vocal del CGPJ en el último proceso de renovación de ese órgano, que acabó fracasando por la falta de acuerdo entre el PP y el PSOE, y en un primer momento su nombre quedó excluido por que no se hallaba en servicio activo en la carrera judicial.

Al no poder hacerlo como juez, aspiró finalmente a una vocalía como jurista, con el apoyo del PSOE y de Podemos y, en su comparecencia en el Congreso, fueron evidentes las tensiones del PP con el magistrado que motivó la declaración como testigo en el juicio del caso Gürtel del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy,

El PP cuestionaba sus méritos, pero, como señaló su portavoz en la Comisión de Nombramientos del Congreso, era bueno para la justicia española que «deje de poner sentencias» al pasar a un órgano administrativo.