Del 100 % al 25 %, de 52 candidatas cabezas de lista a 13. Son la cara y la cruz de la representación femenina como cartel electoral para los comicios del 28 de abril. La personalizan Recortes Cero y Vox.

Las elecciones generales se dirimen por circunscripciones y hay tantas como provincias, es decir, 52. Sólo hay un partido que presenta cabezas de lista femeninas en las 52, Recortes Cero, aunque sus posibilidades de situar a alguna de ellas en el Congreso son, según todas las encuestas, muy reducidas.

Caso opuesto al de Vox, que sólo lleva 13 mujeres de cabezas de lista, el 25 % de sus candidaturas para unas elecciones que, de cumplirse los diferentes estudios demoscópicos, llevarán en volandas al partido de Santiago Abascal a las Cortes.

Una legislatura más, ninguno de los partidos con opciones reales de llegar a la Moncloa presenta de candidata a una mujer, por lo que, salvo carambolas de última hora en las negociaciones postelectorales, España seguirá sin tener una presidenta del Gobierno.

Tampoco hemos avanzado mucho en cuanto a representación femenina en las listas, que en la mayor parte de los casos ni siquiera llega al 40 por ciento mínimo que exige la ley.

Y qué decir de las listas cremallera -que alternan hombres y mujeres-, que sólo el PSOE lleva religiosamente en la mayoría de las circunscripciones, salvo en la de Madrid, donde no se cumple esa combinación pero a beneficio de las féminas: en los 15 primeros puestos hay ocho mujeres y siete hombres.

Aún así, los socialistas han retrocedido en cuanto a presentar carteles femeninos respecto a los comicios de 2016, cuando llevaron de número uno a 27 mujeres.

Para el 28A esa cifra se reduce a 22, el 42,30 % del total de candidaturas, una menos que el PP, que escala hasta las 23 (el 44,23 %) y se sitúa como el partido con más candidatas con posibilidades de conseguir escaño. Hace tres años, su número fue de 19.

En la lista por Madrid, en los 15 primeros puestos, que fueron los escaños que obtuvo en 2016, hay 6 mujeres y 9 hombres, pero en la de Sevilla llegan al 50 %, encabezadas por la histórica María Teresa Jiménez Becerril.

Tampoco respeta la lista cremallera Unidas Podemos, que, además, sólo consigue el bronce en cuanto a cabezas de lista femeninas en sus candidaturas, con 21 puestos (40,38), una menos que en los comicios de 2016.

No obstante, es cierto que en algunas circunscripciones como Córdoba los tres primeros lugares de la lista están ocupados por mujeres.

De los cuatro principales partidos con representación parlamentaria, Ciudadanos es el que menos candidatas lleva de números uno, 20 (38,46 %), aunque no deja de ser una notable mejoría respecto a los últimos comicios, cuando sólo tuvo 15.

Sólo Recortes Cero-Grupo Verde compite con mujeres en todas las provincias, en coalición con el Partido Castellano-Tierra Comunera, en Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid.

El repaso de las listas publicadas por el Boletín Oficial del Estado deja algunas curiosidades electorales, como el hecho de que sólo en Ourense los cinco principales partidos lleven de candidata a una mujer.