Emmanuel Macron negociará con los sindicatos el 7 de enero

Francia continúa su ejemplar lucha por sus derechos y los manifestantes convocados por los sindicatos y por los ‘chalecos amarillos’ han vuelto a salir este sábado a las calles de Francia 24 días después del inicio de la huelga indefinida contra la reforma de las pensiones.

Tanto en París como en otras capitales, las movilizaciones superan ya a la huelgas de 1995 de los ferroviarios (22 días). El Gobierno no ha convocado al diálogo a los sindicatos hasta el 7 de enero. El presidente Emmanuel Macron intentó lograr una tregua con los sindicatos antes de las vacaciones, pero no lo logró.

Unos 300 ‘chalecos amarillos’ se han concentrado este sábado a las 12.30 en la plaza de la Bolsa de París. En paralelo, los sindicatos Confederación General de Trabjadores (CGT), Fuerza Obrera (FO), Solidarios Unitarios Democráticos (SUD) y la Federación Sindical Unitaria (FSU), han convocado una marcha que partió a las 13.00 horas de la Estación del Norte parisina.

En cuanto a los transportes, sector con mayor seguimiento de la huelga indefinida, 6 de cada 10 trenes de alta velocidad, 1 de cada cinco regionales y seis líneas de metro han parado. La compañía de ferrocarriles espera que la situación mejore durante el fin de semana.

La huelga de transportes fue convocada contra el proyecto de reforma de las pensiones del Gobierno de Macron, que aspira a unificar los más de 40 esquemas contemplados actualmente por un único marco que, según el mandatario, favorecería la igualdad entre los trabajadores, quienes, por su parte, denuncian que se verán obligados a alargar su edad de jubilación con esta medida.