El partido liderado por el presidente argentino, Javier Milei, La Libertad Avanza, ha tomado una decisión significativa al poner en pausa la denominada «ley ómnibus», un proyecto con el que la extrema derecha argentina buscaba desmantelar el Estado. Su nueva batalla legislativa se ha redirigido hacia la derogación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), aprobada hace dos años en Argentina.

Oscar Zago, presidente de la bancada oficialista, explicó a La Nación + que Milei, actualmente de viaje por Israel, ha ordenado que la «ley ómnibus» no sea tratada nuevamente tal como se presentó inicialmente al Congreso, argumentando que no es conveniente que sea destrozada. En su lugar, el Gobierno analizará la posibilidad de fraccionarla en leyes ordinarias durante la próxima semana.

Con el controvertido proyecto gubernamental en el pasado, La Libertad Avanza ha presentado una nueva propuesta para derogar la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, promulgada el 14 de enero de 2021.

Del fin de la 'ley ómnibus' a la derogación del aborto: el nuevo trayecto político de Milei
Del fin de la ‘ley ómnibus’ a la derogación del aborto: el nuevo trayecto político de Milei

Esta iniciativa, registrada en la sede parlamentaria el 5 de febrero, plantea la penalización del aborto como un delito tanto para las mujeres, con penas de uno a tres años de cárcel, como para aquellos que participen en la intervención.

Sorprendentemente, el texto no contempla eximentes incluso en casos de violación, dejando a discreción del juez la posibilidad de excepción de la pena para la mujer, considerando factores como los motivos del delito, su actitud posterior y la naturaleza del hecho.

El proyecto, respaldado por los diputados Oscar Zago, Lilia Lemoine y otros cuatro legisladores, propone penas más severas de 3 a 10 años para aquellos que provoquen el aborto sin consentimiento, con la posibilidad de llegar a 15 años en caso de fallecimiento de la madre. En el caso de consentimiento, las penas oscilarían entre 1 y 4 años, pudiendo aumentar a 6 si la mujer fallece.

El documento presentado en la Cámara de Diputados lleva el lema proclamado recientemente por el Ejecutivo de Milei: la declaración de 2024 como el «Año de la defensa de la vida, la libertad y la propiedad».

Durante su discurso en el Foro Económico Mundial en Davos (Suiza) en enero, el presidente Milei criticó las agendas feministas y medioambientales que, según él, el socialismo ha logrado infiltrar en organismos internacionales. Desestimó la agenda del feminismo radical como una intervención estatal que obstaculiza el proceso económico y cuestionó las ideas «nocivas» sobre la protección del planeta y el controvertido tema del aborto.

A pesar de sus declaraciones, el portavoz presidencial, Manuel Adorni, enfatizó que la derogación de la ley del aborto no está en la agenda actual del Gobierno, aunque sugirió que podría debatirse en algún momento futuro.

La Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, aprobada en diciembre de 2020, permite interrumpir el embarazo de manera segura, legal y gratuita hasta la semana 14 de gestación.

Más allá de ese plazo, solo se permite el aborto en casos de peligro para la vida de la mujer o si el embarazo es resultado de una violación, reglas que datan del Código Penal de 1921.

En las últimas manifestaciones, los colectivos feministas expresaron preocupación por un posible retroceso en los logros de la ‘marea verde’ en caso de un gobierno de ultraderecha.

DEJA UNA RESPUESTA