La ministra Justicia, Dolores Delgado, ha señalado este viernes que la muerte de María José, enferma terminal, con ayuda de su marido, Ángel Hernández, no es una agresión sino un acto voluntario solicitado por ella y ha afirmado que «están abiertas todas las posibilidades» en este caso.

Delgado respondía así en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros al ser preguntada por la decisión de la jueza de Madrid que investiga este caso de inhibirse en favor de un juzgado de violencia contra la mujer en base a la doctrina del Tribunal Supremo.

Según Delgado, la derivación del caso «es una situación complicada» porque existen distintas interpretaciones de la norma y, especialmente, de la sentencia del Supremo de diciembre de 2018 en la que se ha basado la jueza para inhibirse.

Tras subrayar que el Gobierno no quiere inmiscuirse en el procedimiento judicial en curso y «sin querer prejuzgar», Delgado ha considerado que el suicidio asistido de María José «no es una agresión», sino, «según manifestó el propio Ángel, un acto de amor».

«La norma admite interpretaciones que «no son unívocas», ha reiterado la ministra, que ha pedido «sensibilidad con lo ocurrido», si bien serán los jueces los que deban valorarlo.

La titular de Justicia ha dicho que la postura del Gobierno está en línea con el proyecto de ley para regular la eutanasia que el grupo parlamentario socialista presentó en mayo de 2018 y que la disolución de las Cortes ha impedido prosperar.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario