El juez federal Daniel Domínguez denegó hoy las peticiones de un nuevo juicio o la absolución para la exreina de belleza puertorriqueña Áurea Vázquez Rijos, su hermana Marcia y el exnovio de esta, José Ferrer Sosa, encontrados culpables del asesinato del empresario canadiense Adam Anhang en 2005.

El magistrado mantuvo la culpabilidad dictada el pasado mes de octubre tras la decisión de un jurado compuesto por cinco mujeres y siete hombres que emitió un veredicto unánime.

Los abogados de los condenados habían formulado el pasado mes de noviembre la petición de celebrar un nuevo juicio o la absolución.

Las peticiones fueron rechazados por el juez federal, en primer lugar la de la defensa de Áurea, al alegar que al haber sido extraditada desde España para ser procesada por la acusación original de 2008 tenía que ser procesada por ese pliego.

Respeto a la petición de absolución de Marcia, el juez determinó que la Fiscalía había presentado evidencia que llevó a que el jurado determinara la culpabilidad.

Dijo que la Fiscalía se rigió de acuerdo a lo establecido en la presentación de testigos y que por ello se mantiene el veredicto, además de indicar que el juicio de Marcia no tenía que realizarse separado del de los otros dos acusados.

El juez rechazó celebrar un nuevo juicio o la absolución de Ferrer Sosa por entender que la Fiscalía había presentado la evidencia que justifica el veredicto de culpabilidad.

El empresario fue asesinado el 22 de septiembre de 2005 en la capital puertorriqueña, desde donde poco después Vázquez Rijos huyó a Italia antes de ser acusada por un jurado federal el 4 de junio de 2008.

Vázquez Rijos, tras ser llevada a Madrid en una operación organizada por la Oficina Federal de Investigación (FBI, en inglés), donde creía que iba a trabajar como guía turística, fue detenida el 30 de junio de 2013 en el aeropuerto de la capital de España, donde el proceso de extradición a EE.UU. es mucho más sencillo que en Italia.

La nota más destacada del juicio fue el testimonio de Alex Pabón, asesino confeso del canadiense, que aseguró que Vázquez Rijos, su hermana Marcia y el que fuera marido de esta, José Ferrer, le ofrecieron tres millones de dólares por asesinar a Anhang Uster, lo que describió con detalle que hizo el 22 de septiembre de 2005.

Deja un comentario