PACMA ha presentado tres denuncias ante las subdelegaciones del Gobierno de Sevilla, Huelva y Málaga por las tres corridas de toros que se celebraron a principios del mes de agosto en Osuna, Huelva y Estepona, en las que se vulneraron las medidas de prevención frente a la COVID-19.

El Partido Animalista critica que pese a que gran parte de la actividad cultural sigue paralizada, las administraciones sigan cediendo ante la presión del sector taurino. El pasado 1 de agosto tuvieron lugar dos corridas de toros, en Osuna (Sevilla) y Estepona (Málaga) y, el 2 de agosto, otra en Huelva. En los tres eventos se vulneraron claramente las medidas de distanciamiento físico y uso de mascarillas, así como el aforo máximo permitido para realizar cualquier tipo de actividad con seguridad y evitar la propagación de la COVID-19.

PACMA reclama que los responsables y organizadores sean sancionados acorde a la gravedad de los hechos.

En los tres casos se superó el aforo del 50%, no se respetó el distanciamiento interpersonal de 1,5 metros ni se utilizaron medidas de protección adecuadas en todo momento. A su vez, también se incumplió la normativa que regula las medidas de prevención para los profesionales taurinos.

PACMA considera que el hecho de que se hayan permitido estas tres corridas de toros es un atentado contra la salud pública.

Por todo ello, ha solicitado que se sancione a los organizadores y promotores de estos actos, por haber arriesgado de manera premeditada la salud de los asistentes a dicho espectáculo y de todas las personas que han podido estar en contacto con ellas en los días posteriores.

El Partido Animalista seguirá denunciando todas las irregularidades de las que tenga conocimiento, mientras continúa trabajando para conseguir la prohibición por ley de todos los festejos taurinos.