ElDiario.es ha denunciado que «un notario entrega en la redacción un requerimiento en el que Ángeles Muñoz dice actuar en representación del Ayuntamiento de Marbella y exige a este medio que le entregue los correos electrónicos objeto de sus informaciones y revele sus fuentes».

En concreto, este pasado martes la alcaldesa de Marbella habría hecho llegar un requerimiento notarial pidiendo al medio la entrega de los correos electrónicos que el medio disponga en su poder y en los que se explicite la corrupción en un plazo de diez días.Por el contrario, advierte el comunicado, se plantean presentar una denuncia por revelación de secretos.

Por último, Muñoz ha exigido que se eliminen las noticias presentadas en Anticorrupción en 2017 y que hagan referencia a dichos correos electrónicos, que según el digital fueron «recibidos o enviados por ella durante varios años».

El medio explica que «alude a dos informaciones de este medio -elDiario.es – en las que se reproducen el contenido de varios correos electrónicos. Una cadena de estos mensajes demuestra que Lars Gunnar Broberg, su marido, participó en la adjudicación de obra pública a un amigo suyo que ahora está procesado, como él, por blanqueo de dinero procedente del narcotráfico».

«La otra noticia versa sobre el mensaje que el director de un medio local envió a la alcaldesa a través de su jefa de gabinete para recordarle que su periódico digital cobró publicidad institucional o del PP en la campaña de 2011 con dos facturas falsas por servicios que nunca prestó a El Corte Inglés. El jefe de campaña fue quien entregó el cheque al periodista, según él mismo cuenta a Muñoz en 2015», añaden.

Los correos en concreto a los que alcaldesa hace referencia son en concreto los presentados por el PSOE en la denuncia en 2017 ante la Fiscalía Anticorrupción.

Lejos de amilanarse desde el medio han lanzado un comunicado en el que advierten que «no es la primera vez que Ángeles Muñoz utiliza al Ayuntamiento de Marbella para intentar recuperar los correos que la comprometen».

DEJA UNA RESPUESTA