Javier DG
Poeta


Dime quién le pone nombre a esto.

 

Dime cuándo se te apagó la llama del respeto,

muerto con cada golpe

de un dolor intenso.

 

Dime en qué momento de mi existencia

se instaló la posición de dominio

en tu conciencia.

 

Dime por qué te empeñas en romper unos lazos

que se amarran a tu cintura

sin pedir nada a cambio.

 

Dime por qué mis ojos, al mirar tus manos,

sólo ven sobre ellas

una interior furia ciega.

 

Dime por qué aquél pintor, vestido al principio

de incólume ternura

ahora se quita el disfraz,

dispuesto a enterrar una obra de arte

en el cubo de la basura.

 

Dime por qué tengo que ganarme el permiso

para que mi yo vuele alto,

vuele libre.

 

Dime por qué en tu reducido cerebro,

no cabe la igualdad en la diferencia

ni tiene espacio

un amor tan finito.

 

Dime, de una vez por todas,

por qué me hundo en tus ojos grandes y negros,

y por qué en ese mundo tuyo, tan pequeño,

no cabe un beso sereno.

Ilustración de Javier F. Ferrero