Un joven murciano de 23 años, Raúl, ha acabado el rostro totalmente desfigurado después de haber recibido una brutal paliza cuando intentaba defender a una joven de la agresión machista de su pareja.

Los hechos se produjeron el sábado a las cuatro de la madrugada cuando el joven caminaba por un callejón y comenzó a escuchar gritos y golpes. Acto seguido, vio a otro joven agrediendo a una chica que chillaba. Raúl, que conocía al agresor de vista, le pidió que parara, a lo que éste le espetó que no se metiera en “asuntos de pareja”.

El chico ha explicado que entonces le pidió que se fuera con él a tomar una copa y fue cuando el otro hombre presuntamente le propinó varios golpes que le hicieron caer e incluso perder el conocimiento. Cuando se despertó estaba en la ambulancia que lo traladó al Hospital Reina Sofía y en donde continúa ingresado.

La paliza que le propinó el agresor le causó a Raúl derrames en ambos globos oculares, a la espera de ser operado de uno de ellos ya que tiene desgarrada una membrana. También sufre múltiples traumatismos, entre ellos, la rotura del tabique nasal, fractura de los dos huesos malares, hematomas en los párpados y mejillas y una herida en el labio inferior.

Aunque su familia va a denunciar lo ocurrido, una vez que está listo el informe médico, Raúl no se arrepiente de lo que hizo.