La Confederación Intersindical Galega (CIG) denuncia que desde el Servizo Galego de Saúde no se está prorrogando el contrato del personal temporal que trabaja en las unidades de asistencia de COVID-19 y está de baja por incapacidad temporal tras haberse contagiado del virus.

CIG-Saúde exige al SERGAS que renueve los contratos a todo el personal en esta situación, lo que según María Xose Abuín, responsable del área sanitaria del sindicato, se puede hacer «mediante un alta administrativa en la Seguridad Social», algo que «ya está acordado en la mesa sectorial para los casos de baja por maternidad».

Con esta medida, denuncian desde CIG-Saúde, se le está ocasionando una penalización a mayores al personal sanitario que se encuentra en estas circunstancias, dado que al no tener vínculo laboral, el período de incapacidad temporal no va a ser computado como servicios prestados a efectos de baremación en los procesos de selección de personal del SERGAS.

«Este es el premio del SERGAS al personal temporal, si te contagias con el virus en el desempeño de tu puesto de trabajo, penalización en el reconocimiento de los servicios prestados, ya que estos sólo se bareman cuando existe un vínculo laboral» -ha criticado María Xosé Abuin-.

PRECARIEDAD LABORAL

La central sindical, mayoritaria en el ámbito sanitario gallego señala, además, que a pesar de la coyuntura extrema que se está viviendo en los hospitales de la comunidad a causa de la pandemia, el SERGAS sigue contratando a personal por períodos cortos de tiempo «en vez de hacer un único contrato mientras dure la situación».

La paradoja de esta situación -apuntan desde el sindicato- es que cuando estas trabajadoras y trabajadores se recuperen del contagio del virus, volverán a trabajar en los servicios de la sanidad pública gallega en condiciones de «precariedad laboral» y con «contratos por días».

HÉROES Y VILLANOS

María Xosé Abuin recuerda finalmente las palabras de Alberto Núñez Feijóo calificando de héroes a los trabajadores sanitarios. «En toda historia hay héroes y villanos. Si los trabajadores y trabajadoras del SERGAS son héroes ya sabemos entonces cual es su papel» -concluye la representante sindical-.