Redacción

Juan Francisco García, mano derecha de Eduardo Zaplana en la Generalitat, fue detenido este martes en el marco de la operación por blanqueo de capitales y delito fiscal que se saldó con el arresto del exministro. García se encontraba en Barcelona, donde iba a participar en un encuentro de la Federación Española de Baloncesto, a la que está ligado. Los agentes de la UCO se desplazaron a su domicilio en Valencia, donde no estaba, y optaron por localizarlo en la ciudad Condal.

García acompañó a Zaplana en su etapa como presidente de la Generalitat valenciana como su persona de confianza y jefe de gabinete, ejerciendo de interlocutor del Gobierno autonómico por encima de los consejeros del Consell. En la segunda legislatura, García se mantuvo en su puesto, pero perdió peso frente al que fue vicepresidente, José Luis Olivas y, tras la elección de Francisco Camps en 2003, fue nombrado presidente de Bancaja.

Blasco y Olivas terminaron por sentarse en el banquillo por causas penales. Blasco fue condenado a prisión (donde permanece) por malversación de fondos destinados a la Cooperación Internacional y todavía tiene causas pendientes. Olivas, por su parte, fue condenado por fraude fiscal y por falsear una factura con una empresa de Vicente Cotino, el empresario que también ha sido detenido este lunes en la misma operación que se ha llevado por delante a Zaplana.

Deja un comentario