La Policía Nacional ha detenido en Paterna (Valencia) al administrador de una ONG que recauda donaciones para curar animales, tras apropiarse presuntamente de 700.000 euros durante los dos últimos años.

Viktor Larkhill, que es como se hace llamar el administrador en redes sociales, solo destinó entre un 10 y un 15 por ciento de los donativos a atender a los animales y el resto fue para lucrarse.

El hombre utilizaba un perfil en una conocida red social para solicitar donaciones para curar a animales lesionados o moribundos o para costear sus operaciones.

La investigación policial se inició en enero de 2018 y la detención del presunto estafador, que contaba con la ayuda de su mujer y su hermano, se produjo el pasado 28 de mayo.

Tras investigar las sociedades que administraba el sospechoso, la policía determinó que las cantidades de dinero declaradas por el detenido no correspondían con el alto nivel de vida que mantenía. 

Solo en alquiler de inmuebles pagaba unos 10.000 euros al mes. Además pagaba un buen sueldo y los gastos de desplazamiento a dos chicas que se ocupaban de cuidar los 6 perros que tenía en su chalet.

Los agentes intervinieron además material informático en el que descubrieron que algunas operaciones caninas, que se realizaron en un centro veterinario de Silla, fueron facturadas a varias personas por un importe cinco o seis veces superior al coste real.

El principal acusado fue detenido por un delito de estafa mientras que sus dos colaboradores figuran como investigados.

El presunto estafador, que se hacía pasar por veterinario cirujano, ha negado a través de redes sociales haber cometido el delito del que se le acusa e insiste en que la organización está registrada y las cuentas son públicas.