El jugador del Cádiz Roberto Correa Silva ha sido detenido por causar daños en un cajero de un aparcamiento de la ciudad y puesto en libertad tras prestar declaración en la comisaría, según han confirmado a EFE fuentes policiales.

Los daños, según han publicado Diario de Cádiz y La Voz de Cádiz, se produjeron en la madrugada del domingo 17 de marzo, horas después del partido que enfrentó al equipo cadista con el Lugo en el estadio Ramón de Carranza de la capital gaditana.

Sobre las tres de la madrugada Correa, con otros jugadores del equipo, fue al aparcamiento subterráneo Puerta del Mar.

Allí, tras orinar en el suelo, propinó una fuerte patada al cajero, lo que causó daños en la máquina valorados en entre 4.000 y 5.000 euros, según la denuncia que presentaron después los propietarios del aparcamiento ante la Policía.

La denuncia, según publican ambos medios, señala que el futbolista presentaba síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol.

Tras la denuncia interpuesta al día siguiente, y una vez que con las imágenes de las cámaras de seguridad del aparcamiento se pudo identificar al futbolista como el causante de los daños, la Policía le citó a declarar el pasado 2 de abril.

Tras declarar ese día como detenido, acusado de daños, fue puesto en libertad, mientras continúan las diligencias abiertas sobre el caso.