Según anunció la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, las autoridades mexicanas capturaron este miércoles a los dos presuntos responsables del asesinato de la niña Fátima.

La niña, de 7 años, que fue encontrada muerta la semana pasada después de desaparecer el 11 de febrero. Las autoridades habían ofrecido una recompensa de dos millones de pesos (107.642 dólares, o unos 100.000 euros) a quien aportase información para localizar a una mujer, de la divulgaron un retrato robot.

Los dos sospechosos fueron identificados como Mario Alberto «N» y Giovana «N» y han sido detenidos en un poblado del central Estado de México con el apoyo de la Guardia Nacional y la policía local.

Tras el registro el martes de una vivienda en la calle San Felipe de la alcaldía Xochimilco, la zona en la que residía la menor, las identidades de los dos sospechosos fueron reveladas, informó este miércoles en rueda de prensa el portavoz de la Fiscalía General de Justicia de la capital, Ulises Lara.

A tenor de las pruebas, hay una relación «cercana» entre los dos detenidos porque hay evidencias de que estuvieron en ese inmueble y que se puede «deducir» que pueden tener una relación sentimental.

Ambos podrían ser condenados a entre 80 y 140 años de prisión, aclaró el portavoz, ya que la fiscalía trata el delito como «privación de la libertad con la finalidad de hacer daño»