La Policía Nacional ha detenido a siete grafiteros de entre 19 y 28 años por ataques a trenes del metro de Madrid entre los pasados meses de septiembre y enero, que causaron desperfectos valorados en unos 30.000 euros.

En la operación se encuentra la primera grafitera detenida en Madrid, según ha informado la Policía Nacional, que atribuye a los arrestados delitos de daños y desórdenes públicos.

Las detenciones se producen tras los incidentes del pasado 2 de noviembre en la estación de Las Rosas, donde unos 50 jóvenes realizaron pintadas en un convoy y generaron numerosos daños en las instalaciones, lo que ya dio lugar a ocho detenidos con anterioridad.

Los agentes han esclarecido catorce asaltos en varias estaciones, aunque las más afectadas fueron las de Arroyo Culebro, Cuatro Vientos y Tres Olivos.

La forma de actuar de los arrestados consistía en inmovilizar el convoy ferroviario y realizar pintadas en el mismo de forma masiva.

En algunos casos utilizaban el peligroso método del palancazo, que provoca que el maquinista pierda el control del convoy y se produzca una frenada brusca con el consiguiente riesgo para los viajeros.

Entre los arrestados se encuentra la primera mujer grafitera detenida en Madrid, en este caso por su participación en tres asaltos ocurridos el pasado octubre.

Los agentes descubrieron que en algunas de sus acciones los grafiteros contactaban por redes sociales con el único fin de realizar las pintadas e, incluso, uno de los detenidos se desplazó a Madrid desde su lugar de residencia en la provincia de A Coruña.

Todos los detenidos han pasado a disposición judicial, a dos de ellos se les impuso una orden de alejamiento de la red de metro de Madrid y a otro también de la ferroviaria de Cercanías de la Comunidad madrileña.