El hombre, identificado como Omar Moshin Ibrahim, fue arrestado y está imputado por un delito de instigación del terrorismo y apoyo al terrorismo, ha explicado la Policía.

Ibrahin fue arrestado tras un mes de espionaje cuando se disponía a salir de Bari, donde trabajaba para una empresa de limpieza.

En las grabaciones obtenidas el sospechoso le dice a otra persona: «Pongamos bombas en todas las iglesias de Italia. ¿Cuál es la más grande? Está en Roma».

En otra conversación elogia a quienes «matan en la senda de Alá» y se alegra por el atentado contra el mercado navideño de Estrasburgo en el que murieron cinco personas abatidas a tiros por un atacante.

El sospechoso empleaba el pseudónimo de ‘Anas Jalil’ y se autodenominaba ‘Yusuf’ en redes. Llegó a Italia en 2016 y se cree que perteneció a Daesh. La Policía italiana ha intensificado la vigilancia en las iglesias con motivo de la Navidad, también en la zona del Vaticano, donde en estas fechas se concentran grandes multitudes.