Sánchez revoluciona al Gobierno ascendiendo a Calviño y Bolaños y prescindiendo de Calvo, Ábalos y Redondo

José Manuel Albares, próximo a Sánchez, sustituye en Exteriores a Laya tras su desgaste por la crisis de Marruecos

Pilar Llop, una jueza especializada en violencia de género, aterriza en Justicia con la renovación del CGPJ como meta

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, asumirá también las competencias de Función Pública

Pilar Alegría asume la cartera de Educación y Formación Profesional, y deja la Delegación del Gobierno de Aragón

Diana Morant, de la alcaldía de Gandía a sustituir al astronauta Pedro Duque al frente de Ciencia

Miquel Iceta, a Cultura y Deportes medio año después de entrar en el Consejo de Ministros

Raquel Sánchez, de alcaldesa de Gavà (Barcelona) a nueva ministra de Transportes

El secretario general de Asuntos Internacionales, Unión Europea, G20 y Seguridad Global, José Manuel Albares, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez – MONCLOA- Archivo
El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha presentado este sábado al que ha denominado «Gobierno de la recuperación» ante la nueva etapa que se abre para dejar atrás definitivamente las consecuencias de la pandemia de coronavirus, una remodelación que ha supuesto la salida de siete ministras y ministros.
Las mujeres siguen siendo mayoría en el nuevo Gobierno anunciado por Pedro Sánchez este sábado 10 de julio, ocupando 13 de las 23 carteras del gabinete. Esto supone una ministra más que en el anterior Ejecutivo.
Ellas ocupan, además, las tres vicepresidencias que quedan tras la marcha de Carmen Calvo –Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera–, así como la portavocía del Gobierno, que corre a cargo de la recién incorporada Isabel Rodríguez, también ministra de Política Territorial.
Al Ejecutivo se incorpora también la hasta ahora presidenta del Senado, Pilar Llop, que sustituirá a Juan Carlos Campo al frente de Justicia; la alcaldesa de Gavà (Barcelona), Raquel Sánchez, que será ministra de Transporte en sustitución de José Luis Ábalos; y la delegada de Gobierno en Aragón, Pilar Alegría, que se pone al frente de Educación y FP, en lugar de Isabel Celaá.
Diana Morant, por su parte, deja la alcaldía de Gandía (Valencia) que ocupaba hasta ahora para liderar el Ministerio de Ciencia e Innovación que dirigía Pedro Duque.
A estas ocho mujeres se suman las responsables de Defensa, Margarira Robles; de Hacienda (y ahora también de Función Pública), María Jesús Montero; de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto; de Sanidad, Carolina Darias; de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, y de Igualdad, Irene Montero, que permanecen en sus puestos.
En marzo de este año, tras la salida del exvicepresidente Pablo Iglesias, Sánchez presumía ante los medios de liderar un gabinete feminista, dejando claro que su Ejecutivo es el sexto en España con mayor proporción de mujeres y el cuarto dentro de la Unión Europea. Ahora, el jefe del Ejectivo, suma la presencia de una mujer más.

José Manuel Albares

El nuevo ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, es un hombre de la entera confianza de Pedro Sánchez, y además militante del PSOE desde 1999, para sustituir al fichaje de la independiente Arancha González Laya que había realizado el jefe del Ejecutivo en enero de 2020, cuando José Borrell, ocupó el puesto de jefe de la Diplomacia Europea.

La caída de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha estado marcada por la gestión que ha realizado de la crisis diplomática abierta con Marruecos. Su llegada al Palacio de Santa Cruz, dada su trayectoria profesional, puso de manifiesto una apuesta de Sánchez, por priorizar la diplomacia económica que no ha acabado bien.

De hecho, González Laya asumía la jefatura de la diplomacia española tras ser directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (ITC), la agencia de desarrollo de Naciones Unidas y la Organización Mundial de Comercio (OMC) desde septiembre de 2013.

Pero la crisis con Marruecos y el manejo de la misma –a raíz de la acogida del líder del Frente Polisario, Ibrahim Ghali, en España para ser tratado de una infección por coronavirus–, han sido el detonante de su destitución. Este asunto de la acogida de Ghali, además de haber provocado una ‘invasión’ de jóvenes en Ceuta –con cerca de 10.000 entradas en menos de 24 horas–, ha acabado en los tribunales. Recientemente se ha conocido que fue Exteriores quien dió la orden en la base de Zaragoza de no revisar el pasaporte del líder del Polisario.

Ahora, la crisis con Marruecos será una de las primeras tareas que encontrará sobre la mesa el nuevo ministro de Exteriores, José Manuel Albares, un hombre de la máxima confianza de Sánchez, que le ha acompañado como asesor internacional desde que éste llegara a la secretaría general del PSOE.

Fue de hecho el encargado de preparar el programa electoral del partido en este ámbito para las comicios de diciembre de 2015, cuando se incorporó al equipo de campaña de Sánchez procedente del Ministerio de Exteriores, donde ejercía de subdirector general para Africa Subsahariana. Y también es el responsable de la ponencia «España en Europa y en el mundo» del 40º Congreso del PSOE que se celebrará en octubre próximo.

Tras llegar Sánchez al Ejecutivo, fue nombrado consejero diplomático y su cargo quedó englobado en el Gabinete de la Presidencia, bajo la batuta de Iván Redondo, quien ahora sale del Ejecutivo. Desde ese cargo

asesoró al presidente en cuestiones de política internacional y ejerció de ‘sherpa’ en la UE y el G20, es decir, siendo el negociador que preparaba las cumbres en las que participaba el presidente.

FAMOSO POR LA FOTO DE SÁNCHEZ CON GAFAS DE SOL

De hecho, se hizo famoso tras publicarse aquella foto de Pedro Sánchez en el Falcón con gafas de sol al poco tiempo de llegar a la presidencia del Gobierno. Él era el que acompañaba al presidente en el asiento de al lado.

En enero de 2020 fue nombrado como embajador en París, una de las principales legaciones de España en el exterior, ciudad donde estaba destinado como consejero de Asuntos Culturales cuando Sánchez le fichó como su consejero diplomático.

Albares, que nació en Madrid en 1972 y es diplomático de carrera, es Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, con diploma de especialidad jurídico-económica. También es diplomado del XXXIII Curso de Defensa Nacional del CESEDEN y diplomado en gestión cultural en el exterior por la Universidad Carlos III en colaboración con la Escuela Diplomática.

Con anterioridad ha estado destinado en Colombia y en la representación permanente de España ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, con sede en París, lo que llevó a La Moncloa a definirle como un experto en relaciones hispano-francesas.

Ha sido condecorado con la encomienda de número de la Orden de Isabel La Católica y la Gran Cruz de la Orden del Mérito por servicios distinguidos de Perú. Ha recibido el premio a la «Personalidad española en Francia 2020» de la Cámara Oficial de Comercio de España en Francia.

Pilar Llop

Ha sido presidenta del Senado desde diciembre de 2019, y Sánchez destaca de ella su «mesura» y su «compromiso feminista»

La hasta ahora presidenta del Senado Pilar Llop será desde ahora la nueva ministra de Justicia en sustitución de Juan Carlos Campo. Hereda la cartera con el reto de desbloquear las negociaciones con el principal partido de la oposición, el PP, para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que lleva paralizado desde finales de 2018.

Llop es jueza especialista en violencia de género y ha ostentado hasta la fecha la Presidencia de la Cámara Alta, puesto al que llegó en diciembre de 2019 siendo senadora del PSOE por designación autonómica de la Asamblea de Madrid. Además fue delegada del Gobierno para la Violencia de Género desde julio de 2018 a abril de 2019.

En la comparecencia de este sábado para anunciar los cambios en el Ejecutivo por la crisis de Gobierno, el presidente, Pedro Sánchez, ha destacado de ella que como presidenta del Senado ha destacado «por su mesura y su sentido institucional». Además, ha recordado que es juez de carrera y ha alabado que Llop «ha evidenciado siempre su compromiso feminista desde la sociedad civil y también desde distintas responsabilidades» públicas.

Esta jueza –que accedió a la carrera judicial por el turno libre– y política madrileña ha presidido durante dos años y medio el Senado, tras hacerse con este cargo en la sesión constitutiva del 3 de diciembre del año 2019 por 130 votos a favor en la segunda votación.

Sin embargo, al ser senadora por designación autonómica por la Asamblea de Madrid, necesitaba refrendar su cargo en la Presidencia de la Cámara Alta al volver a ser elegida como parlamentaria madrileña. De hecho, la sesión plenaria para ratificarla en la Presidencia de la Cámara Alta se iba a celebrar este mismo lunes 12 de julio, un Pleno que ahora mismo está en el aire por el nombramiento de Llop como ministra.

Durante estos dos años y medio que ha ocupado la Presidencia de la Cámara Alta, Llop no ha podido completar la reforma del Senado que había planteado al principio de la legislatura para otorgarle mayor agilidad y representación territorial, pero sí que ha puesto en marcha el sistema de voto telemático para que los senadores no tuvieran que acudir presencialmente a las votaciones ante las restricciones impuestas por el coronavirus.

Eso sí, en las últimas fechas, Llop ha protagonizado una de las polémicas más sonadas de esta legislatura en el Senado después de que resolviera una solicitud de controversia del Gobierno y decidiera anular la votación de una enmienda en la ley antifraude que recogía la bajada del IVA de las peluquerías del 21% al 10%.

Esto ha provocado el enfado de la oposición, sobre todo del PP, e incluso de algunos grupos afines al Gobierno, que pedían la dimisión de Pilar Llop como presidenta del Senado. Sin embargo, Llop se ha defendido asegurando que hay que utilizar «con valentía» el Reglamento de la Cámara Alta.

LOS RETOS DE LLOP EN JUSTICIA

Ahora en Justicia, tiene por delante no solo el reto de renovar el CGPJ, se tendrá que entender con el responsable de Justicia e Interior del PP, Enrique López, sino también la renovación del Tribunal Constitucional (TC).

Está pendiente la renovación de cuatro miembros de los 12 que conforman el TC que corresponde elegir al Congreso, cuyo mandato de nueve años concluyó en noviembre de 2019. Hace meses que el presidente del Alto Tribunal, Juan José González Rivas, ya comunicó a la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, que debía iniciar este procedimiento.

La Constitución establece que de los doce miembros que integran el Alto Tribunal cuatro son nombrados a propuesta del Congreso, que son los que ahora deben actualizarse; cuatro, por parte del Senado; dos, por el Gobierno; y otros dos por el CGPJ. Todos ellos son designados por un periodo de nueve años.

Además, deberá continuar con el diálogo con jueces y fiscales para el desarrollo e implementación de la nueva LECrim cuyo anteproyecto fue aprobado por el Consejo de Ministros en noviembre de 2020 y con el que se pretende adaptar la normativa española a las exigencias de la Fiscalía europea.

El cambio de modelo –que permanecía sin cambios desde el siglo XIX– da todo el protagonismo al Ministerio Público en la fase de instrucción en detrimento del juez, y fue contestado por los fiscales y jueces dado que consideran que tienen que ir acompañado de un aumento de la plantilla –puesto que tendrán más atribuciones– y ha de llevar aparejada una reforma del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal.

LA SEDICIÓN Y LOS INDULTOS

También deberá afrontar otro de los retos de su antecesor Juan Carlos Campo, quien se propuso reformar los delitos de sedición y rebelión en el Código Penal para adaptarlos a los nuevos tiempos. Si bien llegó a decir que antes de que acabara 2020 estaría hecho al menos el de Sedición, lo cierto es que hasta la fecha no se ha llevado a cabo.

También hereda de Campo el anuncio por parte del ministerio de febrero de 2021 en el que avanzaban que estaba en estudio una reforma de los delitos de enaltecimiento del terrorismo, contra los sentimientos religiosos y de injurias a la Corona dentro del Código Penal para que no fueran castigados con penas privativas de libertad.

Además, deberá seguir lidiando con el proceso de despolitización del conflicto catalán, cuyo último hito ha sido el indulto a los líderes del procés que fueron condenados por el Supremo tras el referéndum ilegal de 2017.

Tras la medida de gracia del Ejecutivo de Sánchez, que supuso la salida de la cárcel de los nueve líderes, la pelota está ahora de nuevo en el Supremo, pero en la Sala de lo Contencioso-Administrativo, donde Ciudadanos, Vox y PP han presentado recursos contra esos indultos.

María Jesús Montero

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, pasará a asumir también las competencias de Función Pública y según ha anunciado este sábado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Montero incorpora así estas nuevas atribuciones a la vez que queda liberada de ejercer la portavocía del Gobierno, que queda en manos de Isabel Rodríguez.

De este modo, se vuelve al esquema que había con el anterior Gobierno de Mariano Rajoy, en el que el titular del departamento, Cristóbal Montoro, tenía integradas las competencias de Función Pública.

María Jesús Montero hereda de Miquel Iceta el acuerdo alcanzado recientemente con los principales sindicatos de la función pública para reducir la temporalidad en las administraciones públicas.

De hecho, gracias al acuerdo cerrado el pasado lunes, más de 300.000 plazas estructurales ocupadas por interinos se convertirán en fijas antes del 31 de diciembre de 2024 como fecha límite improrrogable.

El texto recoge que para reducir la temporalidad por debajo del 8% de las plazas de carácter estructural en todas las administraciones, se articulará un nuevo proceso de estabilización del empleo temporal.

No obstante, Montero también deberá hacer frente al problema de envejecimiento que tiene la administración pública y a las demandas de las organizaciones sindicales, entre las que se encuentra la implantación de la jornada laboral de 35 horas semanales, entre otras.

Pilar Alegría

La delegada del Gobierno en Aragón y futura ministra de Educación y Fomración Profesional, Pilar Alegría – EUROPA PRESS – Archivo

La futura ministra de Eduación y Formación Profesional, Pilar Alegría, es la actual delegada del Gobierno en Aragón, es diplomada en Magisterio, especialidad Educación Primaria por la universidad de Zaragoza, y Máster Universitario en Estudios Avanzados en Educación Social por la Universidad Complutense.

Alegría ha sido diputada por Zaragoza en el Congreso de los Diputados entre 2008 y 2015 y miembro de la Ejecutiva Federal entre 2008 y 2012. Además, entre 2015 y 2019 fue Consejera de Innovación, Investigación y Universidad del Gobierno de Aragón. Desde julio de 2019 y hasta febrero de 2020 fue portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza. Nació en 1977 y es madre de un hijo.

Será la sucesorá de Isabel Celaá, que llegó al Gobierno en junio de 2018 tras la moción de censura. Nacida en Bilbao en 1949, es licenciada en Filosofía y Letras en la especialidad de Filología Inglesa (Universidad de Deusto) y licenciada en Derecho (Universidad de Valladolid) y catedrática de inglés de Bachillerato.

Celaá, fue además, portavoz del Gobierno durante la XII y XIII legislatura, desde el 7 de junio de 2018 al 13 de enero de 2020). En 1988 fue elegida diputada por Vizcaya en el Parlamento Vasco, donde renovó escaño hasta 2009 y, posteriormente, entre 2012 y 2016.

Fernando Buesa la nombró viceconsejera de Educación en 1991, cargo que desempeñó hasta 1995. También fue vicepresidenta del Consejo Escolar de Euskadi y presidenta por delegación del Consejo Vasco de Formación Profesional durante este tiempo.

Entre 2009 y 2012 fue Consejera de Educación, Universidades e Investigación en el gobierno de Patxi López. En 2013 fue nombrada presidenta de la Comisión de Asuntos Europeos y Acción Exterior del Parlamento Vasco.

Ha sido vicepresidenta y secretaria primera de la Mesa del Parlamento Vasco; portavoz de Educación, Cultura y Medios de Comunicación del Grupo Socialista Vasco en el Parlamento Vasco; portavoz adjunta del Grupo Socialista Vasco, y miembro de la Comisión Ejecutiva de Euskadi del PSE-EE durante varias legislaturas.

Diana Morant

La futura ministra de Ciencia, Diana Morant, en su reelección como alcaldesa de Gandía – TWITTER DE DIANA MORANT – Archivo

La actual alcaldesa de Gandía (Valencia), Diana Morant, será la sustituta del actual ministro de Ciencia, el astronauta Pedro Duque, que ha ocupado el cargo desde junio de 2018 con la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno tras la moción de censura.

Moran es ingeniera de Telecomunicación por la Universidad Politécnica de Valencia (2007) con Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP) por la Universidad Politécnica de Valencia (2009) y es concejal del grupo municipal socialista de Gandía desde 2011. Previamente, trabajó en el departamento de I+D como Ingeniera de Desarrollo en la empresa Alhena Ingeniería entre mayo de 2008 y febrero de 2011.

Su antecesor, Pedro Duque, que también fue ministro de Universidades hasta la formación del Gobierno de coalición en 2020, es licenciado en la E.T.S.I. Aeronáuticos de la Universidad Politécnica de Madrid (1986)

Trayectoria política y profesional y astronauta en excedencia de la Agencia Espacial Europea (ESA), donde ha ocupado diferente puestos directivos.

Además, ha sido director general y presidente ejecutivo de la empresa Deimos Imaging SL, de operación de satélites (2006-2011). Duque ha sido astronatua en la misión espacial STS-95 del transbordador espacial Discovery (1998) y en la misión Cervantes (2003).

Miquel Iceta

Miquel Iceta prometiendo como ministro de Política Territorial en enero – Casa de S.M. el Rey – Archivo

Sánchez ha nombrado a cuatro ministros de Cultura y Deporte en tres años: José Manuel Rodríguez, Uribes, José Guirao y Máxim Huerta

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha sido nombrado este sábado ministro de Cultura y Deporte medio año después de entrar en el Consejo de Ministros, donde entró a finales de enero dirigiendo Política Territorial.

Su entrada en el Gobierno a principios culminaba una trayectoria de 43 años al servicio del socialismo, y con eso volvía a la política estatal.

Tras pasar por casi todas las posiciones del partido, recibió el premio de sentarse en el Consejo de Ministros de Pedro Sánchez después de haber dado un paso al lado y ceder la candidatura a la Presidencia de la Generalitat al ya exministro de Sanidad Salvador Illa.

La mayoría de la carrera de Iceta se ha desarrollado entre bambalinas, como ideólogo y asesor, si bien el foco se ha centrado en él en los últimos años tras asumir el cargo como primer secretario del PSC y por su papel entre los socialistas catalanes y el PSOE.

De carácter dialogante, el líder del PSC se caracteriza por un lenguaje cultivado en la lectura y por intervenciones muchas veces improvisadas con ingenio, intelectualidad y sentido del humor, aunque no ha rechazado la ironía ni el sarcasmo.

Es capaz de rebatir un argumento de forma rápida y sólida y, casi con la misma agilidad, de defender una campaña electoral bailando al son del ‘Don’t stop me now’ de Queen.

SOCIALISTA DESDE LOS 17 AÑOS

Nacido el 1960 en Barcelona, con 17 años se afilió al Partit Socialista Popular Català, bajo la órbita de Enrique Tierno Galván, y después se integró en las Joventuts Socialistes de Catalunya.

En 1984 entró en la Ejecutiva del PSC y su primer cargo público fue como concejal en el Ayuntamiento de Cornellà (Barcelona) entre 1987 y 1991 junto a José Montilla, antes de trasladarse a Madrid para trabajar entre bastidores en el Gobierno de Felipe González.

En esos años, primero como director del Departamento de Análisis del Gabinete de la Presidencia del Gobierno y después como subdirector de este mismo gabinete, conoció de primera mano los entresijos de Moncloa.

VUELTA A CATALUNYA

Tras cerrar una breve etapa como diputado en el Congreso, volvió a la política catalana de la mano de Montilla, con quien volvió a compartir liderazgo, convirtiéndose en viceprimer secretario de la formación.

Diputado del Parlament desde 1999, cuando fue uno de los primeros políticos españoles en declararse homosexual, y durante los años de los tripartitos fue portavoz del grupo parlamentario y ejerció como ponente de la redacción del Estatut.

PRIMER SECRETARIO DEL PSC

Tras la debacle electoral del PSC después del segundo tripartito, Iceta quedó en un segundo plano en el periodo en el que Pere Navarro tomó las riendas del partido, y, cuando éste salió en 2014, dio un paso al frente y se puso a liderar la formación en un momento crítico para los socialistas, afectados por el auge del independentismo.

En sus primeras elecciones catalanas como candidato a la Generalitat el 27 de septiembre de 2015 los socialistas obtuvieron los peores resultados de su historia –16 escaños– y un año después se celebró un proceso de primarias que le enfrentó a la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), Núria Parlón.

Pese a los malos resultados cosechados en los comicios, Iceta aguantó y se impuso en las primarias con un mensaje que llamaba a la necesidad de estabilidad en el partido y con el apoyo de figuras como el exministro Josep Borrell; el expresidente de la Generalitat José Montilla; de alcaldes como el de Tarragona Josep Fèlix Ballesteros y el de Lleida Àngel Ros; y exalcaldes como el de Barcelona Jordi Hereu, entre otros.

RELACIÓN CON SÁNCHEZ

Firme defensor de un proyecto federal para España –es uno de los ideólogos de la declaración de Granada–, Iceta se ha mantenido al margen de tomar partido en la sucesión del liderazgo del PSOE por considerar que el líder de los socialistas catalanes debía ser neutral.

Así, nunca hizo público su voto ni en las primarias que enfrentaron al actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con Eduardo Madina, ni cuando se enfrentó a Susana Díaz.

Con todo, sí dejó claro su apoyo a la estrategia de Sánchez de rechazar una gran coalición con el PP, con su ‘no es no’ a Mariano Rajoy después de la repetición electoral del 26 de junio de 2016 en las que el PSOE obtuvo peores resultados que en los primeros comicios del 20 de diciembre de 2015.

Muestra de ello fue su intervención en la Fiesta de la Rosa (PSC) del 24 de septiembre de 2016, cuando pronunció una de sus arengas más recordadas: «¡Pedro, mantente firme, líbranos de Rajoy y del PP, líbranos, por Dios, líbranos de ellos! Estamos a tu lado, estamos contigo, aguanta, resiste a las presiones, intenta formar una mayoría progresista y de cambio. España no puede permitirse cuatro años más de PP. ¡No, por Dios, no!».

Pese a la dimisión de Sánchez, Iceta se mantuvo firme y el PSC rompió en el Congreso la disciplina de voto impuesta por la gestora que dirigía el partido, votando en contra de la investidura de Rajoy y provocando un cisma entre socialistas catalanes y el PSOE sin precedentes, que solo se acabó subsanando cuando el propio Sánchez se impuso a las primarias de mayo de 2017 a Susana Díaz y recuperó las riendas del partido.

VIAJE FRUSTRADO AL SENADO

La vuelta de Sánchez situó a Iceta como uno de los principales barones socialistas que daban apoyo al líder estatal, y ya como presidente del Gobierno, Sánchez quiso premiarlo situándolo en 2019 al frente del Senado, una aspiración que quedó truncada por el veto del independentismo.

La mayoría independentista en el Parlament rechazó designar a Iceta como senador autonómico –un paso necesario para ser nombrado presidente de la Cámara baja–, en lo que fue una decisión sin precedentes porque siempre los grupos habían apoyado a sus respectivos candidatos sin poner ningún obstáculo.

1-O

Antes de ese viaje frustrado al Senado, Iceta fue uno de los mayores opositores al proceso independentista que en 2017 llegó al denominado ‘choque de trenes’ durante las jornadas del 6 y 7 de septiembre de 2017 donde, con mayoría independentista de escaños, el Parlament aprobó las leyes de desconexión como preludio del 1-O.

Iceta se opuso a la aprobación de las leyes recordando que si una reforma del Estatut requería de dos terceras partes del hemiciclo, las leyes de desconexión necesitaban, al memos, del mismo respaldo, y alertó de que apostar por una declaración unilateral de independencia (Dui) podría traer consecuencias jurídicas a sus impulsores.

En los días y las horas previas a esa desconexión, Iceta trató de mediar entre los gobiernos catalán y español para evitar la ruptura y la aplicación del 155, pero no consiguió su objetivo y, finalmente, el Senado aprobó la intervención del autogobierno catalán con los votos del PSOE, aunque el expresidente Montilla se ausentó de aquella votación.

El EFECTO ILLA

Tras ver frustradas sus aspiraciones al Senado, Iceta decidió centrarse en la carrera a la Generalitat. El nivel de conocimiento y de aceptación de la figura el exministro Illa llevó a los socialistas a cambiar de estrategia y presentarlo como candidato a las catalanas.

CUATRO MINISTROS EN TRES AÑOS

Iceta sustituye a José Manuel Rodríguez Uribes, que llegó a la calerta de Cultura en enero del año pasado con la formación del Gobierno de coalición y en sustitución de José Guirao, que a su vez sustituía a Máxim Huerta, que estuvo en el cargo tan solo siete días.

Uribes ha sido también delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid y diputado y portavoz adjunto del grupo socialista en la Asamblea de Madrid. Además, ha sido director del Instituto de Derechos Humanos ‘Bartolomé de las Casas’ y director general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo y de Atención Ciudadana.

Raquel Sánchez

Raquel Sánchez en 2014 en Gavà (Barcelona) junto a Pedro Sánchez, Miquel Iceta y Jaume Collboni – EUROPA PRESS – Archivo

Empezó siendo abogada, fue concejal desde 2007 y es alcaldesa desde 2014

La hasta ahora alcaldesa de Gavà (Barcelona) y nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez (PSC), empezó su carrera como abogada, entró en la política municipal como concejal en 2007 y alcanzó la alcaldía en 2014.

Nació el 18 de noviembre de 1975 en Gavà, donde ha vivido siempre, es madre de dos hijos, según figura en la web del Ayuntamiento, en la que declara su retribución anual bruta: 59.539,31 euros.

Es licenciada en Derecho por la Universitat de Barcelona (UB) y máster en Derecho del Trabajo y Seguridad Social en la Universitat Pompeu Fabra (UPF).

CONFUNDÓ UN DESPACHO DE ABOGADOS

Empezó su vida laboral como abogada en Barcelona y después cofundó –con dos colegas– un despacho propio en Castelldefels (Barcelona), localidad cercana a Gavà.

«El ejercicio de esta profesión despertó en mi un gran interés por los temas públicos y un profundo sentido de la justicia social», explica Sánchez en la web municipal.

Fue elegida concejal en 2007, y desde entonces hasta 2011 fue tenienta de alcalde de Economía y Hacienda, Recursos Humanos y Servicios Generales y portavoz del grupo municipal.

De 2011 a 2013 fue tenienta de alcalde de Urbanismo, Promoción Económica, Medio Ambiente y Sostenibilidad, y siguió siendo portavoz de su grupo.

PSC Y OTROS CARGOS

En 2012 la eligieron primera secretaria del PSC de Gavà; también entró en la Comisión Ejecutiva del PSC de la comarca del Baix Llobregat (Barcelona), y llegó a ser miembro del Consell Nacional del PSC.

El 15 de febrero de 2014 la eligieron alcaldesa en sustitución de Joaquim Balsera y año siguiente el PSC ganó las municipales, con lo que fue alcaldesa desde 2015 hasta 2019, año en que la reeligieron con la mayoría absoluta del PSC.

También en 2019 la nombraron vicepresidenta institucional del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) y vicepresidenta del comité ejecutivo de Airport Regions Council.

Además, en 2015 fue nombrada vicepresidenta primera del Consell Comarcal del Baix Llobregat y vicepresidenta segunda de la Red Española de Ciudades por el Clima.

EJECUTIVA DEL PSC Y CONSEJO NACIONAL DEL CLIMA

Forma parte de la ejecutiva del PSC desde 2016: primero fue secretaria de Políticas de las Mujeres y, después, secretaria de Estrategia y Clima.

En 2020 fue elegida representante de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en el Consejo Nacional del Clima, y también ese año empezó a ser patrona del Institut Cerdà.

EFE
Europa Press

DEJA UNA RESPUESTA