La Fiscalía solicita una pena de diez años de prisión para un psiquiatra de Valencia al que acusa de abusar sexualmente de una paciente suya de 13 años durante la terapia que recibió como consecuencia de una patología que sufría.

Los hechos se juzgaron este martes en la Audiencia de Valencia pero el delito comenzó a producirse desde finales de 2012, cuando una vez iniciadas las sesiones, la relación entre el procesado y la paciente se hizo más cercana y aprovechó la vulnerabilidad de la chica para ganarse su confianza y convencerla para que intimara con él en las sesiones,  cuando la sometía a tocamientos y otros actos de carácter sexual.

En junio de 2014, los padres de la joven al no ver resultados decidieron interrumpir el tratamiento y acudir a otros profesionales. No obstante, el procesado siguió manteniendo contacto con la menor, incluidos abusos sexuales, hasta que en noviembre de 2015 los abusos sexuales fueron descubiertos por otros psicólogos que trataron a la menor de los trastornos que padecía. Entonces prohibieron que tuviera contacto con él, aunque en alguna ocasión se fugó para verle.

La menor afectada “es una persona con una alta vulnerabilidad psíquica, diagnosticada de trastorno alimentario, con rasgos depresivos de personalidad y tendencia a desarrollar graves cuadros depresivos, con autolesiones e intentos de suicidio”, señala también el fiscal.

Para probar sus acusaciones el fiscal pidió la declaración de la víctima y el acusado, además de los psicólogos forenses y diversas pruebas documentales. El fiscal acusa al facultativo de un delito continuado de abuso sexual y reclamó una pena de diez años de cárcel. Además, tras el cumplimiento de la primera condena, la Fiscalía reclama ocho años de libertad vigilada y otros tantos de alejamiento de su víctima, así como seis de inhabilitación y 20.000 euros de indemnización a la paciente. Todo ello en el juicio que comenzó por estos hechos a partir de este martes en la Audiencia Provincial de Valencia.