La expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, presentó una denuncia penal ante el Supremo Tribunal Federal (STF) contra el actual mandatario del país, Jair Bolsonaro, por el delito de injuria, según informa Telesur.

La denuncia penal, presentada por la defensa de Rousseff, fue distribuida a la relatoría de la ministra del STF, Rosa Weber, donde se acusa a  Bolsonaro de cometer el delito de lesiones por compartir en la red social Twitter cuando el entonces diputado comparó a Rousseff con una mujer dueña de un burdel.

La demanda, firmada por el exministro de Justicia Eugênio Aragão y otros cinco abogados, señala que “la declaración fue un ataque contra la expresidenta y la Comisión de la Verdad, que investigó crímenes contra los derechos humanos durante la dictadura militar”.

Bolsonaro ya había atacado a Rousseff en otra ocasión al insinuar que estuvo involucrada en el asesinato del capitán del ejército estadounidense Charles Chandler, durante los años de la dictadura militar en Brasil (1964-1985). Chandler murió el 12 de octubre de 1968 en Sumaré, al oeste de Sao Paulo, durante un enfrentamiento con miembros de la Vanguardia Popular Revolucionaria y la Acción Liberadora Nacional, grupos a los que nunca perteneció la expresidenta (2011-2016).

La candidata a senadora por el Estado de Minas Gerais calificó de «lamentable» el ataque, pero remarcó: «Incentivar el odio, crea este tipo de actitudes».

La denuncia está basada en el artículo 86 de la Constitución de Brasil, donde se suscribe que el presidente no puede comprometerse con actos ajenos a su mandato en el desempeño de sus funciones.