El juez de paz de Formentera, Joan Yern, ha presentado su renuncia ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares, después de que fuera detenido la semana pasada por tener trabajando a empleados que debían estar aislados por el COVID-19.

El Juzgado de Paz así lo ha comunicado ya al Consell de Formentera, según ha informado la institución insular en un comunicado.

Yern, propietario de ‘El Pirata’ de Formentera, fue acusado de un presunto delito de lesiones y de otro contra los derechos de los trabajadores.

A mediados de agosto, habían sido detectados dos casos positivos de COVID-19 entre el personal del establecimiento, por lo que se activó el aislamiento de los contactos estrechos.

En concreto, cinco de estas personas tenían que permanecer en cuarentena a la espera de resultados, pero fueron identificadas mientras trabajaban en el restaurante.

El pasado día 17, la Dirección General de Salud Pública y Participación solicitó colaboración a las personas que, entre los días 10 y 14 de agosto, hubieran estado en el Kiosko Restaurante el Pirata (playa de Ses Illetes de Formentera) para que se hicieran una prueba PCR.