Luisa Piñeiro, delegada territorial de la Xunta en Pontevedra, ha presentado su renuncia al cargo tras ser condenada a dos años de cárcel y ocho de inhabilitación por prevaricación y fraude junto al expresidente de la Diputación de Pontevedra y actual presidente de la Federación Galega de Fútbol, Rafael Louzán.

Según señala el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), la jueza considera probado que cometieron irregularidades para otorgar 86.311 euros a una constructora para compensarla por un sobrecoste en las obras del campo de fútbol de Moraña. Por estos hechos, los acusados fueron juzgados el pasado mes de noviembre de 2020.

En una sentencia con fecha de este viernes, el Juzgado de lo Penal número 3 de Pontevedra condena a dos años de cárcel al que fuera presidente de la Diputación con el PP –formación de la que pidió la baja en 2016– por conceder una subvención de 86.311 euros para realizar unas obras en este campo de fútbol «que ya estaban, en su mayor parte, ejecutadas con anterioridad».

Louzán, que fue considerada culpable de un delito de prevaricación en concurso con otro de fraude, también ha sido inhabilitado para empleo o cargo público durante ocho años.

De igual manera, la magistrada ha condenado a otros dos años de cárcel y a ocho de inhabilitación para empleo o cargo público, como cooperadores necesarios del delito de prevaricación y autores de un delito de fraude, a la exalcaldesa de Moraña, Luisa Piñeiro, y al entonces director de Infraestructuras de la institución provincial.