Redacción

El arzobispo australiano Philip Wilson, de 67 años, ha presentado su dimisión un día después de que un tribunal le declarara culpable de encubrir abusos sexuales a menores.

El arzobispo, el católico de mayor rango en el mundo en ser condenado por encubrir abusos y que se enfrenta a una pena de hasta dos años de prisión, ha señalado que ha tenido en cuenta las razones del tribunal para enjuiciarle a la hora de tomar la decisión.

Es apropiado que, a la luz de algunos hallazgos de su Señoría, me aparte de mis obligaciones como arzobispo“, ha asegurado en un comunicado enviado a los medios de comunicación.

Wilson fue acusado de encubrir a otro sacerdote, James Fletcher, después de que fuera informado en 1976 de los abusos cuando era asistente de un párroco en el estado de Nueva Gales del Sur.

El año pasado, Australia cerró una investigación de cinco años designada por el Gobierno sobre el abuso sexual infantil que determinó que el 7 por ciento de los sacerdotes católicos que trabajaban en Australia entre 1950 y 2010 habían sido acusados de delitos sexuales contra niños y que casi 1.100 personas había presentado demandas de agresión sexual infantil contra la Iglesia Anglicana durante 35 años.

Deja un comentario