El diputado y candidato del partido de extrema derecha Vox a la Generalitat, Ignacio Garriga, defenderá en el Congreso de los Diputados la moción de censura que el partido liderado por Santiago Abascal tiene previsto presentar antes de que acabe este mes de septiembre contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. «Es un honor representar a los 52 –diputados– de VOX en la defensa de la moción de censura que dará voz a millones de españoles», ha escrito Garriga en su cuenta personal de Twitter.

El partido tiene previsto que la moción se registrará antes de que finalice este mes y el propio portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, ha anticipado que se hará en los cinco días hábiles que quedan para ello.

La formación había mantenido hasta ahora la disposición del líder del partido ultra, Santiago Abascal, a liderarla aunque dejando claro que «no tenía porque ser él» si se encontraba una persona que «generase más consenso» y que no estuviese asociada a ningún signo político.

La lacra de la sanidad pública

El año pasado, la revista digital Redacción Médica entrevistó a este político sobre las medidas de la formación en materia de sanidad. El político de ultraderecha indicó que tienen muy claro usar a los hospitales para identificar a los inmigrantes en situación irregular. «Es fundamental, tenemos muy claro que el tema de la sanidad se ha de acotar muy bien y lo que no tiene sentido es que esa sanidad universal y gratuita sea real», razona. A juicio del líder de VOX en Cataluña, la existencia de este sistema «es una de las grandes lacras que tenemos hoy en día y nosotros vamos a pelear para que no sea así«.

«Hay que limitar o prohibir el acceso a la sanidad a la inmigración ilegal, salvo para necesidades urgentes y extremas; y aprovechar esa documentación que tienen las comunidades para ponerlas a disposición de la Policía y los cuerpos jurídicos para que actúen como deberían», decía el político ultra.

Al profundizar un poco en la entrevista, salió a la luz un ideario neocristiano basado en la prohibición del aborto o suprimir las operaciones de cambio de sexo. «No tiene mucho sentido que el estado destine dinero público a asesinar a niños en el vientre materno ni a ciertas operaciones que, en algunos casos pueden ser de dudosa necesidad».