Gregorio Serrano, director de la Dirección General de Tráfico (DGT), se ha echado atrás en sus acusaciones asegurando que la imprudencia de los conductores había sido la causa del colapso circulatorio en la AP-6 durante el temporal de nieve del pasado fin de semana. Dice que la AP6 se convirtió en una ratonera por múltiples causas, pero no ha reconocido ningún error en la gestión del Gobierno.

En una entrevista a Onda Cero ha matizado que “las causas fueron varias y múltiples, entre ellas la avalancha de vehículos por la operación retorno de las Navidades, la excepcional nevada y entre muchas causas que muchos conductores quizá no habían tomado las precauciones adecuadas (…) no quise decir que sea culpa exclusiva de los conductores, porque cuando vivimos un suceso como el de la AP-6 las causas son varias”.

Las criticas le han llovido este fin de semana al director de la DGT. Serrano había dicho que en que todos los paneles de información en carreteras avisaban desde el viernes del temporal, por lo que “se conocía con antelación y perfectamente la nevada que iba a caer, ha habido conductores que no se han enterado o han tomado decisiones inapropiadas”. “El domingo no era laborable; si había previsión de nevada importante en la zona y con la caída de la noche inmediata se debía haber pospuesto el regreso“, dijo, volcando así toda la responsabilidad sobre los conductores.

Serrano pide ahora “disculpas en nombre de todos los que hemos podido fallar” y se ha comprometido a “tomar nota para que no vuelva a ocurrir“.

 

Íñigo de la Serna, ministro de Fomento, ha anunciado la apertura de un expediente informativo a la concesionaria Iberpistas, mientras que el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, reunirá este lunes al Comité Estatal de Coordinación para analizar las actuaciones llevadas a cabo por parte de los organismos y empresas implicados.

Deja un comentario