Los equipos negociadores de los gobiernos central y vasco han negociado durante toda la jornada de este jueves el traspaso de cuatro nuevas competencias a Euskadi pero no han podido cerrar el acuerdo por discrepancias económicas sobre el modelo de relación pactado en el Concierto Económico, según el Ejecutivo autonómico.

Fuentes del Gobierno Vasco han explicado en un comunicado que los textos jurídicos de las cuatro materias a transferir «están prácticamente acordados, a falta de algún fleco menor».

Sin embargo, la discrepancia se centra en la valoración económica que presenta el Ministerio de Hacienda sobre algunas de las transferencias y se trata de una divergencia «de fondo que afecta al modelo de relación pactado en el Concierto Económico».

El Ejecutivo autonómico recuerda que «este modelo concertado que se ha aplicado históricamente, con éxito, en todos los procesos de negociación de transferencias, es objetivo» y ha demostrado ser «eficaz y justo para ambas partes».

Por ello, el Gobierno Vasco considera que «abandonar ahora este modelo supone cuestionar la base objetiva que deberá facilitar la valoración de todas las transferencias pendientes». «Es una quiebra de este modelo», han indicado esas fuentes.

El Ejecutivo de Iñigo Urkullu, «no sujeto a circunstancias de coyuntura electoral, va a continuar negociando», han anunciado, y reitera su máximo interés en alcanzar un acuerdo, que ve «necesario y posible», como también lo consideraba el Gobierno español, «según el anuncio publicado la semana pasada».

El propio lehendakari se ha implicado personalmente en la negociación y esta misma mañana ha señalado que los equipos técnicos de ambos ejecutivos estaban tratando de cerrar un acuerdo este jueves, antes del inicio de la campaña electoral.

El lehendakari ha recordado que mantiene un intercambio con el presidente, Pedro Sánchez, desde la pasada semana, en el que le ha pedido que «atienda a los criterios» que contemplan las transferencias pendientes y tenga en cuenta las valoraciones que plantea el Gobierno Vasco.

Estas cuatro nuevas competencias hacen referencia a la jubilación ordinaria de los trabajadores afectados por un ERE, la legislación sobre productos farmacéuticos, el seguro escolar y, la más relevante, un tramo de la autopista AP-68 que une Bilbao y Zaragoza.