Los incendios forestales registrados en Cantabria están disminuyendo y eran a las 7.30 horas 32 los focos activos en la comunidad autónoma, donde las zonas más afectados siguen siendo los municipios de Cabuérniga, Ramales de la Victoria y Santa María de Cayón.

Según los últimos datos facilitados por el Gobierno cántabro, más de 430 efectivos han estado durante toda la noche trabajando en los hasta 40 incendios registrados en la región, aunque a las 7.30 horas el número de focos se ha reducido a 32.

Durante la noche se han registrado «momentos de riesgo» en el pueblo de Saja (Los Tojos) y en viviendas aisladas y cabañas de la sierra de La Acomba (Ramales de la Victoria). El incendio más importante en extensión, aunque no afecta a población, está en una zona de monte de Esles, en el municipio de Santa María de Cayón.

Un total de 386 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, de Medio Natural, los bomberos del 112 de Cantabria y municipal, Protección Civil, Cruz Roja y Guardia Civil siguen trabajando en la extinción de esos fuegos, que por la noche ha complicado la situación en Cabuérniga, Ramales de la Victoria y la zona del Pisueña.

En Cabuérniga se han producido varios focos de gran extensión en los municipios de Los Tojos, donde en el pueblo de Saja se han acercado las llamas peligrosamente a las casas. También ha habido problemas en la zona de Valfría y Fresneda y el municipio de Bárcena Mayor, todos ellos en el valle de Cabuérniga.

Desde que el jueves se activó el operativo de lucha contra incendios en su máximo nivel (nivel 2) se han registrado 194 incendios forestales en Cantabria, según datos facilitados por el Gobierno regional en nota de prensa.

También volverán a intervenir los medios aéreos: dos hidroaviones y un helicóptero Kamov del Ministerio de Agricultura, un helicóptero Cougar de la UME y el helicóptero del Gobierno de Cantabria.