Cuando dos cónyuges ya no pueden continuar juntos y deciden separarse, lo mejor es que lo hagan de la manera menos traumática posible, para evitar problemas y agilizar los procesos. La solución más recomendable cuando ambos están de acuerdo es el divorcio exprés, con el que además de tiempo y esfuerzo, también se ahorra dinero.

La disolución del vínculo matrimonial es una situación que, por lo general, crea conflictos entre las partes involucradas. Lo ideal es que cada cónyuge, al entender que ya no hay reconciliación y que lo mejor es separarse definitivamente, decidan buscar la salida menos complicada para terminar el matrimonio legalmente, y esa es el divorcio express, un recurso jurídico con el que se agilizan sustancialmente los procesos.

Esta modalidad de divorcio solo se puede hacer cuando hay voluntad expresa de las dos partes de disolver el lazo matrimonial. Es una vía rápida que ofrece la ley para que las personas que quieran divorciarse lo hagan sin tantas trabas ni complicaciones.

El divorcio exprés tiene la particularidad de que no necesita ir a juicio ni participar en procesos judiciales. Se puede, incluso, legalizar solo ante un notario de manera inmediata, sin el pronunciamiento de ningún juez.

Es un proceso sencillo en el que solo basta que ambas partes estén de acuerdo en formalizar la separación legal y firmen un documento regulatorio de los acuerdos alcanzados.

Es necesario que un abogado matrimonialista se encargue de realizar las gestiones y de redactar el correspondiente acuerdo. Además, debe servir de mediador entre las partes involucradas en los puntos en los que posiblemente no se pongan de acuerdo tan fácilmente.

El profesional del Derecho siempre debe velar porque el divorcio y el acuerdo regulador se hagan de la manera más amistosa posible y se preserven los derechos de ambos cónyuges. Debe buscar el mejor acuerdo posible para ambas partes, sin que ninguna resulte perjudicada.

Cómo funciona

Para realizar un divorcio exprés se deben seguir unos sencillos pasos, a saber:

  • Buscar el asesoramiento de un abogado especialista que instruya al cliente sobre todo lo que debe realizar.
  • Redactar con el abogado un convenio regulador en el que ambas partes estén de acuerdo y contenga bien detallados los siguientes aspectos: cuidado de los hijos menores, régimen de visitas, reparto de bienes, pensión de alimentos y uso de la vivienda familiar.
  • Poder notarial para el abogado.
  • Documentación requerida para la formalización de los documentos: certificado de matrimonio, actas de nacimiento de los hijos menores, identificación de los cónyuges, etc.
  • Presentación de la demanda ante un juez o ante el notario público. Si se hace ante la autoridad judicial, solo debe revisar la documentación y dictar sentencia a favor de la solicitud, sin realización de juicios. Solo la ratifica.
  • Si el procedimiento se ejecuta ante el notario, da fe pública de la demanda, la cual queda registrada para quedar legalmente formalizada.

Ventajas del divorcio exprés

Esta modalidad rápida de divorcio tiene una serie de ventajas y beneficios, que a continuación se detallan:

  • Es rápido: se realiza de manera muy rápida, no requiere complicados trámites, ni largos juicios que se pueden extender por mucho tiempo.
  • Es económico: los costes del divorcio exprés son sustancialmente más económicos que todos los gastos que implica un divorcio en un juzgado. Es una buena razón para acordar este tipo de salidas.
  • Menos traumático: al ser una salida consensuada entre las partes, los problemas se minimizan enormemente. Es más que todo un trato amistoso favorable en el que se busca, en lo posible, evitar desavenencias y conflictos.
  • Efectos inmediatos: si se necesita tener un nuevo estado civil, con el divorcio exprés se obtiene de inmediato. En el divorcio tradicional lo normal es esperar que el juez estudie el caso, y tras varias audiencias, pronuncie la sentencia, lo cual puede llegar a durar varios meses.

En conclusión, el divorcio exprés es una salida muy práctica que ahorra mucho dolor, tiempo y recursos. Tan solo hay que buscar la asesoría de un buen abogado y dejar que ayude en todo el proceso.

DEJA UNA RESPUESTA