0Shares

Por Eduardo Sanguinetti @soluterionte

Ayer, hoy y mañana por una calle sin vereda,
no importa demasiado el tránsito.
Un individuo llora con piedad de si mismo,
no pertenece a una especie final y última.

Ayer y hoy no entienden son demasiado jóvenes

y mañana se abstendrá de ser pasado,
dirán que es problema de otros mañana que será ayer.

Un símbolo esconde un signo.
El signo descarga su violencia.
Y un mito no tiene nada que decir.
Una señora habla igual que otra señora
que a la vez habla,
y así,
así estamos en el instante justo,
en que Rimbaud se me cae de las manos.

Me han disparado a quemarropa.
Yo no sé que he muerto innumerables veces,
no me interesa ir numerando nacimientos.

Así pasan los días
y las horas se convierten en asuntos negociables,
todo tiene valor en moneda.
El mercantilismo impuso su substancia,
todo tomó forma de envoltura y nadie,
nadie explica porqué la bestia
ha abierto más su apetito.

Un niño busca su existencia en el laberinto
y otro busca su pelota.

Derribé las fronteras y los mitos.
Los mitómanos siguen tensos,
no encuentran ficciones alegóricas
ni fábulas para pintar su piel.
Se vuelven herméticos y diurnos.
Un pájaro cae sobre la grafología
sin compasión alguna,
y Alfred Doeblin pasea sólo
por la ciudad de Nueva York.

La velocidad especula, consume al invasor.
Las ideas no obstante dejan desnuda la batalla.
Ya no hay porqué ni para qué.
La falsa cultura besa en la boca al enemigo
y luego lo penetra,
mientras la manada se distrae y abre los brazos
con signo acogedor y complaciente.
Luego la manada es tomada como rehén
y asiste con placer a su exterminio.

Jóvenes ideales pasan.
Hablan de referentes de no sé que muerto
con las visceras fuera
o de pasar con rapidez las pruebas de oposiciones
o de suposiciones, de objeciones.
Ya no. Ya nadie objeta nada.
Tú mismo puedes ser un infiltrado.
Un ser social o antisocial, que importa.

Un preso sin juicio escribe poemas en los muros,
rompe la ley y en la contienda
para no morir en la locura.
Los jóvenes ideales toman cerveza en las terrazas,
o un martini que te ayuda a vivir.
Nuestra señora publicidad ha sido concebida
sin mancha de pecado original
simulando hasta el hartazgo realidades obstinadas.

Araño. Asomo. Digo.
Un pie pisa mi cabeza.
Juro que no soy víbora,
ni aquel pie de alguna virgen.
Tampoco soy el mundo, apenas su criatura.
Me acomodo como puedo en la trampa.
Sacudo mi suerte escatológica y me nacen glorias.

Otro pie del setenta me arroja al exterminio.
Crece el setenta hasta el ochenta, hasta el noventa.
Me recibe el tercer milenio.
He decidido mantenerme
en estado de alerta permanente,
pero nadie arriesga su pedazo de cielo.
No es cierto aquel presagio:
siéntate a ver pasar el cadáver de tu enemigo,
tú enemigo es inmortal,
y la inmortalidad se está alargando demasiado.

Son los Jefes. Dictadores profusos
que deciden en que water del mundo
deberemos cagar.
Son traidores de ideologías podridas.
Prominentes cuando la luz se apaga.

Hay demasiados muertos sin vigencia,
sentenciada la calle por el prostíbulo político
que promueve sus héroes en la pantalla chica.
La vida guiña su ojo económico
y la mesa de enlace
nunca consigue el desenlace.

En medio del drama hay numerosos premios.
La gente dice estupideces en 21 pulgadas.
El siglo se corta las venas, no le interesa el tema.

Un imbécil, un enigma, una clave,,,que importa.
Paralizados en la anarquía de la página,
adora la justicia cuando está de su mano.
Superman sonríe.
Previsible a todo celuloide.

The End.

Cualquier parecido con la realidad
es simple coincidencia y pura realidad.

Eduardo Sanguinetti
(Extracto de su libro “CU CU – DO DO FINAL EN FORMA ORDENADA”)
Colección Ensayo, Editorial La cifra, Buenos Aires Argentina. 2000

“Song for Guy”, tema del disco de Elton John, que está dedicado a Guy Burchett, un joven ex-empleado de la productora de John: The Rocket Record Company, quien falleció en un accidente de tránsito con sólo 17 años. La canción es casi instrumental, salvo por una frase repetida sobre el final: “Life isn’t everything” (la vida no es todo), como single se convirtió en un gran éxito internacional, y ha permanecido como un clásico del artista. Lo escuchaba hace unas décadas, cuando fue editado, hoy, una amiga, mi pareja en aquel tiempo, madre de un hijo mío, me lo ha enviado por mail, desde Francia, vive allí. Que descansen amigas/os!

0Shares
Artículo anteriorEl camino del miedo
Artículo siguienteLa minería de tierras raras en el Campo de Montiel llegará al Congreso de los Diputados
mm
Estudió y se doctoró en Filosofía en la Universidad de Cambridge. Pionero en el arte performativo. Se le considera también precursor del minimalismo en América Latina y del land art. Su obra comienza a finales de la década del 70 y continúa hasta la actualidad. En 1978, graba el disco Before and after Science junto a Brian Eno, el sonido de Mañana en el Abasto con letra de Luca Prodan y las performances en los más diversos sitios del planeta, museos, auditorios donde opera en música junto a artistas como Carlos Cutaia, Osvaldo Fatorusso, Fats Fernandez, Juan Carlos "Mono" Fontana, con sus obras Obstinato, Identikitt e Exit s-k. En 1981 realizó la performance titulada "La Fiesta del Éxito", junto a la artista plástica Marta Minujín, donde Eduardo Sanguinetti presentó la coreografía, incorporando el arte corporal y la instalación de maniquíes, con la pieza "Rapsodia" de Rick Wakeman en teclados y Sanguinetti en piano acústico. En 10 de diciembre de 1983, realiza el film Solum (imagen y sonido de la nueva tierra). Primer film proyectado en la televisión argentina en democracia, el en el ciclo Función Privada conducido por Carlos Morelli. Participó en 1993, en calidad de actor en la película de Narcisa Hirsch: "La pasión según San Juan", en el papel de Juan, junto a la actriz Esther Goris y Pichón Baldinú, integrante y director de La Organización Negra y De la Guarda. Eduardo Sanguinetti escribió en LR21, haciendo análisis y reflexiones sobre asuntos trascendentes. Lleva publicados once libros, entre ellos el libro Big Relato prologado por Adolfo Bioy Casares, Alter ego prólogo de Lawrence Durrell y Morbi Dei prólogo por Oscar Hermes Villordo. En 1989 el autor Carlos Espartaco escribió un libro biográfico llamado "Eduardo Sanguinetti. La experiencia de los límites" (ISBN 950-9004-98-7). Ha dado conferencias en diferentes universidades como la Universidad Complutense de Madrid. El 10 de diciembre de 2011, lanzó su manifiesto: Indignados contra el neoliberalismo en Parque Rodó, en Uruguay, leído en distintas capitales del mundo donde el Movimiento de los Indignados acciona.

3 Comentarios

  1. Conozco muy bien la monumental obra de Eduardo Sanguinetti, filósofo, poeta, performer, director de cine de ultravanguardia, editorialista, músico y se puede decir que es un auténtico protagonista de nuestro tiempo. Justamente, porque no puede confinarse su personalidad y el estilo que inaugura, imitado por demasiados en Latinoamérica, en el ámbito de la mera experiencia artística, pues a lo largo de su vida, existe toda una larga e intensa actividad, plena de hechos y elecciones, de crónicas y de historia. Eduardo Sanguinetti, ha operado como un total y absoluto precursor en la cultura de finales del siglo XX y de este tercer milenio. Fue caricaturizado, perseguido y amenazado, aún hoy es silenciada su trascendente obra, por los “enanos del ¿entendimiento?”. Lástima, desde mi lugar de teórica y operadora de arte, no puedo dejar de manifestarme, pues Eduardo Sanguinetti, merece un sitio de privilegio en el país que lo vio nacer. Pero parece que el arte es la reivindicación de pocos. Genial este texto de CU CU – DO DO.

  2. Muy buena y excelente obra de el Dr y filósofo Eduardo Sanguinetti, negada a la población , prohibido , perseguido, amenazado.. Solo por poner a pensar a el pueblo . Hombres valientes como éste SEÑOR se nesecitan !

  3. Genial!, lo he escuchado a Sanguinetti, en el Royal Albert Hall, Londres, presentando su ópera “Origem”, maravilla, dos temporadas. Este texto es de primera, lástima los argentinos no puedan leerlo, solo comprándolo en Mercado Libre, en España, de donde es este medio digital, se consigue por miles… talento, vocación, amor y libertad se respira en sus obras… y en todo lo que hace Eduardo Sanguinetti, 3 veces nominado al Nobel de Literatura. Pero es tan austero y humilde, escapa a las entrevistas, soy periodista y no pude conseguir una. Mi amor a este hombre con todas las letras del conocimiento, la salud y las artes.

Deja un comentario