La que fuera alcaldesa de Badalona entre 2015 y 2018, Dolor Sabater, acaba de pactar una lista de unidad entre Guanyem, su formación, y ERC, además de otros sectores de izquierdas soberanistas. Con esta candidatura la exalcaldesa intentará volver a gobernar la ciudad proponiéndose como alternativa a Xavier García Albiol. Una fórmula que en las elecciones pasadas le permitió acceder a la alcaldía, aunque tres años después fue desalojada en favor del PSC, que se aupó con el apoyo del PP. 

Con el pacto con los republicanos, Sabater se marca ahora como objetivo ser la candidata más votada, lo que le dejaría a las puertas de la alcaldía de la cuarta ciudad catalana. Pese a eso, acude a las elecciones sin haber podido sumar a los ‘comuns’ de Ada Colau, que han decidido presentarse solos en Badalona. «Nos encontremos una vez pasadas las elecciones», asume.

En Badalona habrá una lista conjunta entre Guanyem y ERC. ¿Qué objetivos tiene esta candidatura de unidad?

De momento será Guanyem y ERC, pero queda abierta a sumar a más gente para hacer un frente más amplio. Tiene como objetivo principal recuperar la remontada derechos que se hizo en los tres años de Gobierno del cambio que protagonizamos a partir de 2015, que no sólo sirvió para echar al gobierno del PP, sino que también puso Badalona en el mapa de los ayuntamientos con políticas de transformación y que ponen a las personas en el centro de la política.

Como en 2015, se vuelven a enfrentar al PP de Albiol. ¿Creen que conseguirán volver a dejarlo fuera de la alcaldía?

La herramienta que tiene el Partido Popular, y en especial el señor García Albiol, es la mentira. Con ese mecanismo consiguen que las víctimas de sus políticas del neoliberalismo y la corrupción acaben votándolos. Y eso tenemos que seguirlo combatiendo. Ahora bien, sabemos que ha perdido seguidores, fíjate que se presenta sin la marca PP, porque sabe que esa marca está manchada de corrupción. Hay mucha gente que ya ha descubierto que detrás de este personaje hay un político que solo busca poder. No hay más que ver que mientras ha tenido otras opciones de hacer carrera política ha abandonado totalmente la ciudad, y ahora ha vuelto a Badalona porque ya no le queda nada más, ni tiene más oportunidades de conseguir poder fuera. Todo eso lo ha visto mucha gente, pero aún mantiene su arte de embaucar, y por eso es importante hacer un frente amplio para ser la fuerza más votada.

A su candidatura finalmente no se sumarán los ‘comuns’ ni tampoco el PSC. ¿No haber podido unir un frente de izquierdas completo es un fracaso? ¿Cómo se reparten las culpas?

Un frente amplio como el que planteas es inconcebible desde el momento que el PSC cuando se vio en caída libre hizo ese electoralismo tan inexplicable de volver a pactar con el PP para tumbar al Gobierno del cambio. Por lo tanto, con el PSC era difícil porque ellos mismos ya no quisieron entrar en el gobierno en su momento.

¿Y con los ‘comuns’ de Ada Colau?

Es evidente que para nosotros era preferible hacer este frente amplio junto a los mismos que estábamos gobernando y que tenemos un proyecto de ciudad que deberíamos estar presentado conjuntamente. Nosotros mantenemos la puerta abierta, aunque por lo que sabemos, ellos han preferido hacerlo desde fuera. Nos encontremos una vez pasadas las elecciones. Para mí es perder una oportunidad, pero no es definitivo porque en realidad el frente que nosotros representamos, que no es sólo una coalición de Guanyem y ERC sino que incorpora independientes, a Podemos Badalona o a Soberanistas, es muy ilusionante y será ganador.

Ustedes han sido a menudo descritos como independentistas por la oposición, y muchos de los miembros de Guanyem se sentían cómodos en esa definición. ¿Por qué los badaloneses, que en su mayoría no son independentistas, querrían un ayuntamiento independentista?

Creo que el acierto de Guanyem y la razón por la que somos una organización referente para otras ciudades es precisamente que personas que en el eje nacional divergen nos ponemos de acuerdo en un proyecto de unidad popular, con una apuesta por una República catalana que puede ser federada, confederada o independiente. Y que [somos una opción que] no pone en duda el derecho de autodeterminación del pueblo catalán. La gente ha entendido que el PP trata de encasillar a Guanyem como un organización independentista para limitar su potencia transformadora pero, en clave local, lo que la gente mira es qué políticas concretas se han hecho en el municipio. Y nosotros sobre todo hemos hecho políticas valientes de redistribución de la riqueza.

Pero para muchos la imagen que quedará es la de usted dando un discurso en el Parlament el 27 de octubre, después de la DUI. ¿Teme que eso le pueda quitar votos?

No, en el sentido que creo que lo que dice esta imagen también es que Badalona es una ciudad valiente, una ciudad que quiere hacer oír su voz en la historia del país, y que es la ciudad que no se conforma con quedarse excluida de las ciudades de vanguardia. Una ciudad que tiene muchos agravios y muchas deudas pendientes, y que por ser de la zona del Besòs no ha sido tratada como se merece desde una mirada metropolitana. Y por lo tanto, ese gesto del 27 de octubre es también un gesto de valentía para decir que Badalona está aquí, que las ciudades metropolitanas estamos aquí, y que tenemos algo que decir pase lo que pase.

Albiol hace campaña diciendo que “vuelve la CUP”. ¿Por qué cree que le va bien polarizar con ustedes?

No sé si le va bien, supongo que él cree que le va bien… Pero lo que refleja, y no deja de ser una realidad, es que la polarización existe. Las única opción que tiene posibilidades de aglutinar mayorías y de ser alternativa a Albiol somos nosotros. Y él sabe eso, así que lo intenta criminalizar. Pero esto es muy pobre. De alguna manera Albiol intenta seguir el tipo de campaña que ha hecho siempre, que es romper la convivencia en la ciudad para buscar un culpable y presentarse como salvador. Es un bombero pirómano.

Fueron expulsados del Gobierno cuando usted se sometió a una moción de confianza para tratar de aprobar los presupuestos y la perdieron. ¿Cuántas veces se ha arrepentido de aquella decisión?

Hay una cosa que es muy importante: todos los ayuntamientos del cambio, todos, hemos pasado por eso [la cuestión de confianza], porque sabemos que lo mejor para la ciudad es aprobar unos presupuestos. Por otro lado, creo que es relevante decir que la moción de censura contra el Gobierno estaba decidida desde que en mayo pasado salió algún barómetro que dejaba muy claro que el candidato del PSC era un absoluto desconocido, mientras la ciudadanía hacía una valoración positiva de nuestras políticas. Ellos necesitaban la moción de censura para hacer lo que están haciendo ahora, que es convertir el Ayuntamiento en un comité de campaña. Y lo digo sin ningún tipo de resentimiento a nivel personal, pero sí hago este reproche porque veo que la ciudad ha perdido mucho.

¿Podrían incorporar al PSC en un futuro Gobierno tras las elecciones?

Nosotros nos sentaremos con todo el mundo. Yo creo que la responsabilidad que tenemos, si ganamos estas elecciones, es hacer un Gobierno fuerte, que pueda continuar este cambio que habíamos comenzado los tres años anteriores. Y, por lo tanto, un Gobierno que implemente políticas que en algunos casos son contrarias a lo que han hecho otras fuerzas. Un ejemplo: nosotros cuestionamos el contrato millonario de limpieza con Fomento. Teníamos que llevar al pleno el poder recuperar cuatro millones y medio del dinero público que nos había facturado incorrectamente esta empresa. Está demostrado que había efectuado incorrectamente facturas de 17.000 euros mensuales. Pues no los pudimos recuperar porque toda la oposición, CiU y el PSC alineados con Ciutadans y el PP, votaron en contra para no molestar a una empresa como esta.

Nosotros tenemos muy claro que estamos al servicio de la ciudad y al servicio de la gente más vulnerable, no al servicio de ninguna empresa. Por lo tanto cualquier incorporación o acuerdo debe estar en consonancia a ese proyecto de ciudad. Tenemos un proyecto y no lo rebajaremos para sumar partidos a cualquier precio. Pero, evidentemente, nos abriremos a hablar, como siempre.

Si es la única forma de evitar un gobierno de Albiol, ¿estarían dispuestos a investir un alcalde al PSC?

Vamos a esperar ver los resultados. Si la ciudadanía ha votado mayoritariamente a Guanyem y a Dolors Sabater, difícilmente se puede plantear un escenario donde el PSC nos diga que o ellos o nada. Aquí quien manda es el pueblo. Y creo que es muy importante que la gente a la hora de votar tenga muy claro que lo que acabe pasando en el Ayuntamiento de Badalona los próximos cuatro años dependerá de su voto. De cada vecina y de cada vecino.

Si tuviera que elegir solo uno, ¿cuál sería su política municipal más urgente en Badalona?

Sin duda la vivienda. La vivienda es un problema importante y sobre la que sí se pueden hacer cosas desde el Ayuntamiento. Nos han quedado pendientes algunas cosas, porque dejamos condicionados ocho millones de euros, que conseguimos haciendo buena gestión económica a pesar de las leyes restrictivas, para hacer un parque de vivienda pública de alquiler que no se ha hecho nunca en Badalona. Esta ciudad, pese a tener durante muchos años mayorías socialistas, no ha hecho nunca un parque de vivienda de alquiler sino sólo protegida, por lo que todo el parque de vivienda pública pasaba después a ser de propiedad, de manera que la ciudad no tenía vivienda para hacer frente a las emergencias.

Sabemos que, si hacemos una fuerte oferta de vivienda de alquiler municipal, esto también puede contribuir a que el mercado del alquiler baje. Pero eso no nos basta. Necesitamos también medidas como las que aprobamos, para que el 30% de la vivienda privada nueva se dedique a alquiler social y todo un paquete de medidas concretas para hacer que el parque de alquiler público sea una realidad. Pusimos en marcha eso y dejamos el dinero necesario, pero se quedó a medias. Lo primero que haría sería retomarlo.

Se había dicho que Badalona era una especie de laboratorio de la extrema derecha. Hoy que la extrema derecha se extiende, ¿cree que se puede extraer alguna lección desde Badalona?

Sí, yo creo que es cierto que se ha demostrado que Badalona fue un campo de pruebas para la derecha extrema, o para la extrema derecha, porque hay mucha pobreza. Y que sólo la unidad de las izquierdas y la coherencia en los planteamientos de izquierdas permite hacer frente a eso. La lección principal es que cuando las izquierdas hemos ido todas juntas, cuando todo el mundo ha tenido claro que hay que sacarlos del Gobierno de una ciudad como Badalona, lo conseguimos, como en junio de 2015.

Para mi esa lección sirve para Badalona pero también sirve para Andalucía. Para ir contra el fascismo o contra la extrema derecha la izquierda no puede diluir sus planteamientos y acercarse a la derecha pensando que así recuperará sus votantes. Al contrario, lo que tiene que hacer es defender con más firmeza sus postulados fundacionales, republicanos, de izquierdas y de los derechos, y que se defienden sin matices.

Si usted votara en Barcelona, ¿a qué candidatura de las que se presentan votaría?

Si viviese en Barcelona querría que se configurase un frente amplio como el de Badalona, querría que este modelo Badalona, donde todas estas fuerzas de izquierdas han sido capaces de ir juntas y que también han gobernado juntas, se pusieran de acuerdo.

Pero en Barcelona ya no ocurrirá eso, se saben las papeletas que habrán el 26 de mayo. ¿Cuál elegiría?

Yo trabajaría porque pasase lo que digo y, si lo consiguiese, sería lo que yo votaría.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario