El Gobierno de Dominica pidió este lunes a la Unión Europea (UE) que retire a la isla caribeña de la «lista negra» de jurisdicciones no cooperativas en fiscalidad, ya que hizo todo lo que habían solicitado las autoridades de Bruselas en material de transparencia financiera.

«No queremos una disculpa, lo único que queremos es que se elimine nuestro nombre de la ‘lista negra’, porque hemos hecho todo lo posible e ido más allá de lo que exigía la comunidad internacional», dijo el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, en una intervención ante el Parlamento local.

Las autoridades de Bruselas advirtieron hace meses de que un grupo de países, algunos del área caribeña, están bajo observación por el mismo motivo.

Skerrit sostuvo ante el Parlamento que la culpa de que Dominica esté todavía en la «lista negra» es de las autoridades europeas, porque, matizó, no comunicaron adecuadamente y en tiempo los procedimientos necesarios para salir de ese grupo de países que supuestamente no cumplen con la transparencia financiera y fiscal.

«Hay algunas cosas para nuestro país que trascienden la política de partidos, ya que al encontrase -la isla- en esta lista no se trata de Roosevelt Skerrit o el Partido Laborista de Dominica, sino de nuestro país, lo que tiene potencial de impactar la actividad económica», indicó.

Advirtió además de que mantenerse en la lista afectará a los sistemas financieros de la isla.

«La gente tiene que entender estas cosas y reconocer que no se trata de política de partidos. Se trata de nuestro país y la tarea monumental a la que nos enfrentamos tras los huracanes de 2017», subrayó.

El funcionario se quejó de que su diminuto tamaño no permite a estos territorios del Caribe enfrentarse a la Unión Europea y que no tienen más remedio que acatar las directrices de Bruselas o verse abocados a aparecer en listas que lo único que hacen es amenazar la marcha de sus economías.

La Comunidad del Caribe (Caricom) en su conjunto ya criticó públicamente a la UE por el asunto y en su última cumbre entre períodos de sesiones celebrada en San Cristóbal y Nieves, en febrero pasado, divulgó un comunicado en el que se señalaba que la inclusión de territorios de la región en «lista negra» paraísos fiscales provocó un considerable daño de reputación a nivel internacional.

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE actualizaron el pasado 12 de marzo la lista de paraísos fiscales en la que quedaron incluidos países como Emiratos Árabes Unidos y Omán, además de otras trece jurisdicciones.

Un comunicado de la Comisión Europea (CE) detalló que la lista incluye a territorios como Aruba, Belice, Bermudas, Fiji, Vanuatu, Barbados, las Islas Marshall, Samoa Americana, Guam, Samoa, las Islas Vírgenes de Estados Unidos y Trinidad y Tobago, además de Dominica.

Fuente