Protestona


Empiezo a creer que nombrar a Doña Carmen Calvo vicepresidenta del Gobierno fue una artimaña maquiavélica de Iván Redondo para que la pobre mujer reciba la mayor parte de las hostias mediáticas que de otra forma, habrían ido directas a Pedro Sánchez.

Si lo pensáis bien, colocar en primer plano político a una mentecata con la desvergüenza suficiente para mentir ante el mundo sin pestañear, y cuyas necedades acaparan día tras día las críticas del personal, fue una maniobra de putogenio.

Desde que Doña Carmen, nos soltara sin despeinarse aquello de ¨el presidente nunca ha dicho que hubiese rebelión en Cataluña eso lo dijo un tal Pedro Sánchez, que ahora es presidente, pero antes no lo era y ahora sí¨, hasta su último trabalenguas ¨es inviable la coalición que nos ofrece Podemos porque nosotros ya le ofrecimos esa coalición a Podemos y es inviable¨ las ocurrencia de la vicepresidenta nos han mantenido en un estado de estupefacción permanente. Y un poco con el alma en vilo también.

Doña Carmen lo mismo te dice que por culpa de Podemos no habrá un gobierno de coalición de izquierdas, cosa que gracias al PSOE habría sido un hito en Europa, que a los cinco minutos te suelta que lo que pretende Podemos (justamente un gobierno de coalición de izquierdas) es una temeridad, algo que jamás se ha hecho en España y que ¡qué invento es este!

La vice ha sido siempre famosa por sus ocurrencias y sus salidas de pata de banco, Zapatero le tuvo que enseñar la puerta de salida porque la liaba parda cada vez que intentaba tramitar una ley y cuentan las malas lenguas que sus compañeros del Gobierno acabaron de ella hasta el mismísimo gorro. Cosa que debe ser cierta porque posteriormente, Doña Carmen reconoció en una entrevista que se había sentido muy incomprendida por los susodichos.

Quién le iba a decir a la buena señora que iba a volver a la Moncloa por la puerta grande de la mano de Pedro Sánchez para servir de punching ball a ciertos medios y la opinión pública.

Yo tengo una teoría bastante loca. Creo que Iván Redondo y Pedro Sánchez en su ansía por sabotear a toda costa un posible pacto con Podemos, decidieron encargar la negociación a Doña Carmen a sabiendas de que con esta mujer no habría forma de cerrar acuerdo alguno y que en caso de verse muy acorralados, como así ha ocurrido, sería la persona idónea para comerse el marrón sin darse ni por aludida…

–Venga Carmen, ve a esa reunión y haz lo que mejor sabes

-¿Negociar?

-No coño, he dicho lo que mejor sabes…

-Ahhh, reventarlo todo y culparlos a ellos…

-Eso es campeona…

Me imagino a Doña Carmen en plena negociación:

-Como le iba diciendo Don Eche,  yo inventé el feminismo y si por mí fuera, la Unesco legislaría en todos los planetas fíjese si soy moderna…

-Vamos a ver Sra. Calvo ¿podemos centrarnos?

-¿Centrarnos? Hombre por ahí podríamos entendernos un poco, pero oiga, ¿ustedes no eran de izquierdas?

-Me parece que no nos estamos entendiendo…

-Claro, si es que a ustedes no hay quién les entienda, eso es porque no han ido a bastantes conciertos de rock que ahí sí que se aprende bien el lenguaje español y no en el Cervantes ese, ¿ya le he dicho que soy una moderna?

-Veamos Doña Carmen, nosotros pedimos tres minist…

-¿Ministerios? Pero hombre de dios, ¿cómo van a gestionar ustedes un ministerio? ¿Acaso no sabe que ahí se mueve dinero público que no es de nadie?

-¿Cómo que no es de nadie? Si es dinero público será de todos…

-¿De todos, el dinero público DE TODOS? Madredelamorhermoso ¿y ustedes quieren controlar ministerios? Venga María José vámonos de aquí ahora mismo que con estos irresponsables no hay forma de llegar a acuerdo alguno…

-María Jesús…

-¿Qué?

-Que me llamo María Jesús…

-Bueno, lo que sea, pero nos vamos…

Doña Carmen se levanta airada y se marcha repitiendo por lo bajini, «que el dinero público es de todos dice, de todos», ¡qué barbaridad!

Todo esto tendría su gracia, si no fuese porque con la tontería, lo que nos estamos jugando es hacerle el pasillo de honor a la ultra derecha hasta la Moncloa. La prepotencia del PSOE, su cerril negativa a pactar un Gobierno de coalición con Podemos puede tener como resultado que a nivel estatal acabemos con el mismo plan que tenemos en Andalucía, que ya os digo como sufridora en primera persona, que no es plato de gusto.

Así que alomojó, ha llegado el momento de que PSOE y Podemos se sienten a hablar en serio, pongan todas las cartas sobre la mesa y hagan lo que pedimos en las urnas la mayoría de los españoles. Formar un gobierno de coalición progresista.

Y si eso no ocurre, todos deberíamos tener claro quién sería el principal culpable:

«La responsabilidad de que el señor X (lo de la X no va con segundas) pierda la investidura, es exclusiva del señor X por ser incapaz de articular una mayoría…»

Pedro Sánchez 2016.

2 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con usted,el problema es que el PSOE lleva aparentando ser de izquierdas 40años cuando en realidad es de derechas y si entra Pablo Iglesias en gobierno con ellos pues el pastel se les va acabar.

Deja un comentario