Como informábamos este martes 6 de julio, una nueva agresión homófoba tenía lugar el pasado 26 de junio en Sant Cugat del Vallès, en Barcelona. Tras asistir a un concierto, varios jóvenes se encontraban sentados en unos bancos en la calle, cuando se acercaron un reducido grupo de personas que empezaron a pedirles que les dejaran un teléfono y que les dieran tabaco, ante lo que se inició una discusión.

La situación derivó en la agresión a uno de los jóvenes y, según declaraciones de un testigo a los agentes, el supuesto agresor le gritó maricón en repetidas ocasiones, hecho que determinaría que se trató una acción homófoba.

La víctima contó que le agredieron con un puñetazo, provocándole, con la caída, varias lesiones. A continuación, los agresores huyeron corriendo al grito de: «Esto te pasa por ‘maricón’». La víctima quedó aturdida hasta la llegada de la ambulancia y, al hacerle el TAC, quedó inconsciente.

Además, el joven lamentaba, ante el medio Nació Digital, que en el momento de presentar la denuncia, los Mossos no la hubieran tomado en serio. «Lo primero que me preguntaron era si iba borracho, como si esto eximiera a los responsables del ataque», critica. Además, señaló que en un primer momento, en los atestados del cuerpo policial catalán no habían recogido que se había tratado de una agresión homófoba a pesar de haber sido remarcado de forma reincidente por los testigos.

Cachorros del Opus Dei

Ahora, según una información de Kit Radio, se sabe que los agresores son supuestamente dos adolescentes de 15 y 17 años alumnos de la Escuela Viaró, del Opus Dei. Esta escuela saltó ya a la prensa en 2018 al tener que abonar dos sanciones de 50.002 euros dictadas por Inspección de Trabajo por discriminación machista hacia las mujeres por contratar únicamente a profesorado masculino para su centro y por impedir la promoción profesional interna de las mujeres.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA