El portavoz nacional del Partido Popular y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha dicho sobre la petición de investigación a Pablo Iglesias en el ‘Caso Dina’ que «por primera vez hay un vicepresidente que está imputado por la comisión de tres posibles delitos» y que «debería dimitir» porque según el código ético de Podemos «en el momento en el que se le impute por una serie de delitos […] Pablo Iglesias debería dimitir». Ambas afirmaciones son mentira.

Sobre la primera afirmación, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo aún debe decidir si investiga a Pablo Iglesias. No está imputado, sino que el juez ha solicitado a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo que se le investigue.

Tanto el artículo 71 de la Constitución Española como el artículo 11 del Reglamento del Congreso indican que los diputados están aforados, y el artículo 102 de la Constitución hace lo propio para los miembros del Gobierno. Además, para poder ser jugado por el Supremo haría falta que el Pleno del Congreso de los Diputados lo autorizara mediante una votación.

Sobre la segunda mentira, el actual código ético de Podemos no dice que los imputados tengan que dimitir de su cargo, no contempla la imputación o la investigación por un delito como un motivo de dimisión. Las razones por las que un cargo público de este partido están recogidas en el punto XI.e del documento, y son “ser procesado o condenado”.

El código ético de la formación morada si recoge que los cargos electos de Podemos deben renunciar “a cualquier privilegio jurídico”y al “acogimiento a cualquier figura de aforamiento judicial”.

La versión de 2015 del Código Ético de Podemos sí que incluía en su punto XI.g “el compromiso de renuncia […] en caso de ser imputado”, procesado o condenado. Se decidió quitar este punto por miedo a que rivales políticos usasen artimañas judiciales para lograr que se imputase a políticos de Podemos, y así apartarlos.

Fuente: Maldita.es