Terrible drama. Dos niños perdieron la vida ayer por la mañana después de lanzarse al mar desde un barco carguero procedente de un puerto africano, en el que viajaban de polizones.

Los cuerpos sin vida de estos dos menores de unos 13 años fueron recuperados por los buzos de la Guardia Civil del fondo de las aguas del puerto de València. Habían llegado a bordo del portacontenedores de bandera liberiana y decidieron saltar al agua en un intento de evitar una repatriación segura.

Los miembros de la tripulación se percataron de que los jóvenes intrusos a bordo habían saltado al mar en un evidente y desesperado intento por entrar en España de manera irregular. Comunicaron esta circunstancia a la Autoridad Portuaria, y eseta informó a su vez a la Guardia Civil, quienes trataron de localizar a los migrantes con la intención de lanzarles salvavidas. Sin embargo, el auxilio no fue posible y se les perdió de vista.

Tras ello, se puso en marcha el dispositivo de tierra para tratar de rescatar a los menores. En un primer momento acudieron buceadores de los bomberos, una embarcación de Salvamento Marítimo, una patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, así como efectivos de tierra de este cuerpo, agentes de la Policía Nacional, guardamuelles y Policía Portuaria.

Los bomberos recibieron el relevo de los buzos del grupo de actividades subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, quienes finalmente hallaron los cuerpos de los dos menores hundidos a escasos metros de la quilla en torno a las 10.20 horas.

En los últimos días la embarcación de contenedores había recalado en varios puertos africanos y su última escala antes de llegar a Valencia fue el pasado 25 de julio, en San Pedro, en Costa de Marfil, según su historial digital.