Según los datos publicados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, durante el primer semestre del año se han producido un total de 658.945 accidentes laborales, 1.776 más respecto de 2017, lo que supone un aumento del 0,3%.
De los accidentes laborales ocurridos en este primer semestre, 299.008 causaron baja, (cifra que aumenta un 2,7% en relación al año anterior, con 7.741 casos más). 257.812 ocurrieron durante la jornada laboral (aumentando un 2,3%) y 41.196 fueron accidentes in itinere (incrementándose un 4,8%).
Hubo 359.937 accidentes sin baja, un tipo de accidente que ha experimentado un pequeño descenso del 1,6% con respecto al mismo periodo de 2017. Para explicar este hecho, desde UGT denuncian que “las Mutuas han endurecido sus criterios para conceder bajas laborales, reservándolas solo para aquellos casos que revistan una mayor gravedad con lo que se está produciendo un trasvase de accidentes que deberían haberse calificado como leves hacia accidentes sin baja, ya que no ha cambiado el hecho de que los accidentes sin baja sigan siendo más numerosos que los que sí provocan la baja“.
En cuanto a los accidentes mortales, 307 trabajadores y trabajadoras han fallecido durante el primer semestre del año, 7 más que hasta junio de 2017, lo que supone un incremento del 2,3%. Y del total de fallecimientos, 244 ocurrieron durante la jornada de trabajo y 63 fueron in itinere.
Las causas más frecuentes de muerte por accidente laboral durante la jornada de trabajo han sido: los infartos o derrames cerebrales con 115 fallecimientos y los accidentes de tráfico con 54. En el caso de las muertes in itinere, las causas más frecuentes fueron los accidentes de tráfico con 59 fallecidos y los infartos y derrames cerebrales con 4. Está claro donde es prioritario actuar para frenar esta lacra, los riesgos psicosociales (estrés, síndrome del trabajador quemado, etc) y los accidentes de tráfico, cada vez más frecuentes por el aumento de los desplazamientos de entrega de paquetes, comida, etc.
Más de 300 personas han fallecido por el simple hecho de intentar ganarse la vida, algo inaceptable. En nuestro país, 2 trabajadores fallecen cada día, 14 sufren un accidente grave, 1646 uno leve y 2.000 un accidente laboral que no causará baja.
La precarización de las condiciones de trabajo, la alta temporalidad, la parcialidad involuntaria incrementan la siniestralidad laboral. Los trabajadores temporales sufren una falta de formación e información en materia de riesgos laborales, esencial para garantizar su seguridad y salud en el trabajo.

Deja un comentario