Ganar dinero desde casa, a través de Internet y vendiendo productos de todo tipo sin la necesidad de tener una tienda física. ¿Es posible? La respuesta es sí. Se trata de un nuevo modelo de negocio conocido como “dropshipping”, cada vez más popular entre los más jóvenes que buscan formas de ganarse la vida en un contexto laboral difícil. Si quieres montar tu negocio sin stock a través de dropshipping, puedes hacerlo a través de plataformas como Oberlo, una herramienta para encontrar productos y gestionar una tienda online.

¿Por qué es una vía de negocio que gana presencia entre los jóvenes? La principal razón es porque se trata de una forma de ganarse la vida de forma relativamente cómoda en un contexto complicado por el paro juvenil. Según datos de Eurostat, en España existe un 35% de desempleo entre los jóvenes, la segunda tasa más alta de toda Europa solo por detrás de Grecia. Además, aquellos que sí poseen un puesto de trabajo, soportan condiciones precarias que frenan el impulso de su vida laboral.

Por ello, alternativas de negocio como el dropshipping ganan fuerza entre el público joven que busca una forma de ganarse la vida y salir hacia adelante. Además, la evolución de Internet, las redes sociales y el comercio online han supuesto el caldo de cultivo perfecto para crear oportunidades empresariales en la red que, hasta hace pocos años, eran totalmente impensables.

¿Qué es el dropshipping?

Para entender bien este fenómeno, primero se debe definir bien este concepto anglosajón ya instaurado como una de las principales fuentes de negocio de los jóvenes en España. El dropshipping, traducido literalmente al castellano como “envío a domicilio”, es un modelo de negocio que se basa en la venta de productos a través de Internet sin necesidad de tener una tienda física ni estocaje. Es decir, se trata de tiendas online que actúan como intermediarias en un proceso de compra-venta entre el cliente y la empresa de origen a cambio de una comisión o porcentaje de dicha venta.

La principal ventaja del dropshipping es el bajo coste económico que conlleva la puesta en marcha de dicha tienda online puesto que, como se ha comentado, no es necesario disponer de un inventario o un espacio físico donde almacenar la mercancía. Es más, es posible que la inversión en tiempo y trabajo sea más costosa en términos de esfuerzo dado que, con el auge del dropshipping, aumenta la competencia a la hora de buscar un nicho de negocio con potencial y posicionarlo bien para que los clientes encuentren y accedan a la tienda online.

¿De dónde llegan los productos?

Una de las principales preguntas que surgen al hablar de dropshipping es de dónde llegan los productos que se ponen a la venta en la tienda online. Es decir, si esa tienda actúa como intermediaria, ¿cuál es el origen de la mercancía que se compra? Generalmente se trata de grandes plataformas de comercio online como Amazon o AliExpress, quienes trabajan con webs de dropshipping a través de un programa de afiliación con el que estas reciben una comisión por cada venta que se produzca a través de su tienda.

En las propias webs de dropshipping es fácil identificar quién es su proveedor, si Amazon o AliExpress u otra entidad, dado que, para demostrar fiabilidad y solvencia, suelen dedicar un apartado a explicar con qué plataforma trabajan para maximizar la calidad tanto en los productos como en los envíos. Dicho de otra forma, cuando se realiza una compra en una tienda online que utiliza esta vía de negocio, realmente se está comprando un producto al proveedor. La única diferencia es que la intermediaria ha facilitado el proceso para encontrar ese producto y se llevará un pequeño porcentaje como compensación.

¿Cómo potenciar un negocio de dropshipping?

El primer paso para montar un negocio de dropshipping es encontrar un nicho de negocio con potencial para obtener beneficios económicos. Una vez se haya decidido por qué productos apostar, será el momento de crear la tienda online, a través de herramientas como Oberlo y solicitar la afiliación con los grandes proveedores como los citados Amazon o AliExpress, aunque existen otras posibilidades como Alibaba o Gearbest.

Después, llega el momento de atraer clientes potenciales a la tienda online. Un paso importante que se consigue con un trabajo constante y a medio o largo plazo en diferentes vías. Primero, posicionado la tienda en buscadores para que aparezca entre las primeras posiciones; segundo, invirtiendo en publicidad online para aparecer en redes sociales con bastante audiencia como Facebook, Instagram o YouTube. Y por último, mantener una actualización regular del sitio web con nuevos productos.

Además, es imprescindible, de cara a los clientes, crear un apartado en el que se especifique claramente cómo se realiza la atención al cliente y las políticas de devolución. Se trata de detalles que marcarán la diferencia a la hora de inspirar confianza entre los usuarios que visiten la tienda online buscando un producto en concreto.

En conclusión, la comodidad y efectividad del dropshipping convierte a esta forma de negocio online en una de las principales alternativas para los jóvenes de nuestro país, quienes ven en ello una opción atractiva con la que trabajar y ganar dinero. Sin embargo, cabe matizar que, pese a sus ventajas, la rentabilidad de un negocio de dropshipping viene precedida por una alta inversión de tiempo en el trabajo de creación e impulso de la tienda online.