Redacción Internacional

Según las estimaciones de ACNUR, más de 133.000 personas han huido de la zona de Guta Oriental en Siria durante las últimas cuatro semanas. Una cifra tres veces mayor que la del 20 de marzo, cuando ACNUR ya había alojado a unas 45.000 personas en refugios colectivos de la zona rural de Damasco.

Ante la dramática situación, ACNUR ha vuelto a llamar a todas las partes en conflicto a proteger a los civiles y permitir su libertad de circulación para que puedan decidir libremente dónde quedarse, así como a respetar la unidad familiar.

Desde el comienzo de la guerra en Siria hace más de 7 años, ACNUR trabaja para ayudar a las personas desplazadas, visitando cada día los refugios de los desplazados de Guta Oriental, para detectar y cubrir sus necesidades.

Pero las continuas huidas hacen que los refugios estén cada vez más congestionados, los centros saturados y las infraestructuras sanitarias son insuficientes.

Deja un comentario