El presidente colombiano, Iván Duque, aseguró este sábado que las «burlas» del exjefe de las FARC Hernán Darío Velásquez, alias «El Paisa», a la Justicia Especial para la Paz (JEP) deben terminar, por lo que reiteró su pedido a la Policía para que lo capture.

«Ya basta de abusos, ya basta de burlas», dijo Duque sobre «El Paisa», cuya detención solicitó ayer la JEP.

Según el mandatario, anoche le ordenó a la Policía Nacional «avanzar en la captura de alias ‘El Paisa’ para que sea llevado a la justicia y responda por los crímenes que ha cometido».

En el acto de Gobierno denominado Taller Construyendo País, que se realizó en la ciudad de Pereira, en el centro de Colombia, Duque subrayó que «no puede ser que se burlen del país eludiendo la justicia y no presentándose, y tratando de valerse de argumentos falaces».

La JEP pidió el viernes a la Policía y a la Interpol detener a Velásquez por incumplir tres citaciones del alto tribunal y no contribuir «al éxito de la reincorporación» de los guerrilleros de las FARC que dejaron las armas.

En su primera decisión desde que comenzó a funcionar en enero del año pasado, la JEP ordenó a la «Policía Nacional de Colombia capturar a Hernán Darío Velásquez Saldarriaga para ser puesto a disposición de la Sala de Reconocimiento Verdad y Responsabilidad».

Según la magistrada de la JEP Catalina Díaz Gómez, «El Paisa» perdió los beneficios de libertad condicional y el auxilio económico otorgado por el Gobierno colombiano a los desmovilizados.

Las decisiones se sustentaron en que entre las condiciones para que los excombatientes gozaran de los beneficios jurídicos estaban la garantía de no repetición y el compromiso con la verdad y la reparación de las víctimas.

Las anteriores no fueron cumplidas por «El Paisa», que pasa a ser uno de los hombres más buscados porque la orden de captura también fue notificada a la Interpol.

Las autoridades y el propio partido FARC, en el que se convirtió la guerrilla tras firmar la paz en 2016, dicen desconocer el paradero de Velásquez, quien hasta agosto pasado lideraba en el caserío de Miravalle, del municipio de San Vicente del Caguán, en el departamento de Caquetá (suroeste), la reincorporación a la vida civil de los exguerrilleros.

Además de no rendir informes sobre sus actividades, Velásquez es uno de los 31 exjefes guerrilleros que fueron citados en octubre pasado por la JEP dentro del proceso conocido como el Caso 001, basado en el informe presentado por la Fiscalía colombiana denominado «Retención ilegal de personas por parte de las FARC-EP».

La comparecencia de los implicados es obligatoria y además se exige que digan la «verdad plena» sobre su participación directa o no en la planificación y ejecución de los hechos y conductas relatados en los informes sobre secuestros.

La JEP abrió el pasado 25 de octubre un «incidente de verificación» a Velásquez para determinar su cumplimiento con el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición.

En agosto pasado, el alto tribunal ya había abierto otro «proceso de desacato» contra Velásquez ya que fue el único de los 31 excomandantes de la antigua guerrilla que no entregó informes sobre las actividades.

El ministro colombiano de Defensa, Guillermo Botero, ofreció hoy una recompensa de hasta 3.000 millones de pesos (unos 929.000 dólares) por información que permita la captura de Velásquez.

«Siguiendo su recomendación señor presidente, estamos ofreciendo una recompensa de tres mil millones de pesos por la captura de alias ‘El Paisa’, a quien desde anoche se le revivieron 18 órdenes de captura que tenía», afirmó Botero.

Al hacer el anuncio el ministro mostró un afiche en donde aparece la foto del guerrillero y el monto de la recompensa.

Fuente