Vida Verde

A finales de 2015, la Policía ambiental encontró a D’Yaira, una jaguar de dos años, herida en el cantón Shushufindi, en la provincia amazónica de Sucumbíos y la trasladó al hospital veterinario de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ).

Vídeo Recomendado:

JaguarEcuador2

En la universidad constataron que la jaguar tenía 18 perdigones en su cuerpo que, supuestamente, fueron disparados por cazadores desde un árbol o un lugar alto pues todos estaban en el lomo y cabeza de D’Yaira.

Se echó mano de profesionales en cirugía en la especialidad para humanos a fin de extraer el perdigón que afectaba a la médula espinal y que impedía que la jaguar moviera sus patas y la cola.

Después de dos meses de la operación, en la que intervinieron 18 médicos entre veterinarios y neurocirujanos, así como una fisioneuróloga, se trasladó a la jaguar a un parque ecológico en Nueva Loja (Sucumbíos) donde se trata a animales rescatados.

 

D’Yaira es una hembra joven, lo que favorecerá su reinserción en la zona pues no suelen moverse mucho y no son territoriales como los machos.