El Gobierno de Emiratos Árabes Unidos (EAU) indicó hoy que los países árabes ya han experimentado «un caos total» y que no quieren «más» por las protestas que se siguen sucediendo en Sudán para que se traspase el poder militar a uno civil tras el derrocamiento del expresidente Omar al Bashir.

«Hemos experimentado un caos total en la región y, sensatamente, no necesitamos más», afirmó hoy en su cuenta de Twitter el ministro de Estado de Asuntos Exteriores de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Anwar Gargash.

Añadió que es «totalmente legítimo que los Estados árabes apoyen una transición ordenada y estable en Sudán».

Emiratos y Arabia Saudí anunciaron el pasado 21 de abril que apoyarían con la suma de 3.000 millones de dólares a Sudán, de los cuales 500 millones se depositarían en el banco nacional.

Los dos países del Golfo se sitúan en la órbita contraria al derrocado Al Bashir, que era más cercano a Turquía y Catar, países enemigos de esas dos monarquías árabes.

Al Bashir era de una tendencia islamista similar a la de los gobernantes de Turquía y Catar, y recientemente había visitado en Damasco al presidente sirio, Bachar al Asad, otro enemigo declarado de Riad y del eje suní integrado por los aliados del reino, entre ellos Egipto y Jordania.

La declaración de Gargash se produce un día después de que la junta militar que gobierna Sudán dijese que están dispuestos a seguir negociando con la coalición opositora para formar la composición del llamado el Consejo Soberano, el organismo que ejercerá el poder en la fase transitoria y que, presumiblemente, también estará integrado por civiles.

Pero advirtieron de que continuarán solo si se cumple una condición: que no haya «más caos».

Hizo alusión a las protestas y acampada frente al cuartel general del Ejército que se siguen sucediendo en Jartum y en otras ciudades del país africano para presionar a los militares para que trasladen el poder a uno civil.

La oposición anunció ayer que este jueves está previsto una marcha multitudinaria en las calles sudanesas, una llamada que se realizó después de que la junta militar indicase que su presidente, el general Abdelfatah al Burhan, encabezará el Consejo Soberano.

Emiratos, así como Egipto, están en alerta ante la posibilidad de que las protestas que se registran en Sudán desde diciembre y que consiguieron derrocar el pasado 11 de abril a Al Bashir, que ostentaba el poder desde hace tres décadas, se extiendan por la región de Oriente Medio.

Fuente