Este mismo lunes Juan Carlos, Sofía, Letizia y Felipe han reaparecido juntos en el funeral de Isabel II en Londres.

Durante los días previos se especulaba sobre la posibilidad de que la Casa Real estuviera evitando dar dicha imagen, que al final se ha producido y que ha dado mucho que hablar.

El motivo por el que se ha pretendido separar, hasta ahora, la figura de Felipe de la de su padre son las constantes vulneraciones de la legalidad y de la moral del monarca emérito.

En un ‘frame’ de uno de los vídeos en la Abadía de Westminster a la que han acudido se ve a Juan Carlos con una amplía sonrisa, que se ha convertido en tendencia, debido a lo fuera de lugar.

El delincuente fugado

Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos, no ha dudado en cargar rotundamente al respecto en Twitter: “El problema no es que un delincuente fugado vaya a reírse de todos los españoles a un funeral de Estado. El problema es que, mientras esté vigente el art. 56.3 de la Constitución, Felipe VI podría hacer lo mismo que hizo su padre y luego echarse las mismas risas de impunidad”, ha señalado.

El problema no es que un delincuente fugado vaya a reírse de todos los españoles a un funeral de Estado.

Los reyes han sido sentados junto a los eméritos en el funeral de la reina Isabel II en la Abadía de Westminster en segunda fila y en una zona junto a otros miembros de otras casas reales.

Desde Zarzuela, se han apresurado a ratificar e insistir que en que todo lo relativo a la organización tanto del funeral como de los demás actos era competencia de las autoridades británicas, “sin que la Casa del Rey tuviera nada que ver”, apuntan desde el Huffington Post.

DEJA UNA RESPUESTA