Los ecologistas piden la demolición de la presa Pe de la Viña para favorecer la conservación del salón y otras especies / Coordinadora Ecoloxista

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies ha vuelto a solicitar la extinción de la concesión al considerar que se trata de unos de los principales obstáculos a la conservación del salón y la anguila.

La presa, construída en 1907 entre la localidad asturiana de San Tirso de Abres y la lucense de Trabada, está provocando un problema ecológico y la Coordinadora considera que la demolición de este obstáculo supondrá una notable mejoría para la calidad del ecosistema fluvial del Eo, que además se integra en la Reserva de la Biosfera del Río Eo, Oscos y Terras de Burón.

La CEA recuerda que en el Eo existen poblaciones de peces migradores como el sábalo (Alosa alosa), el salmón atlántico (Salmo salar) o lamprea marina (Petromyzon marinus), a la vez que es refugio de la  anguila (Anguilla anguilla), que es una especie que se encuentra catalogada como “en peligro crítico de extinción”.

Por otra parte, para la Coordinadora “se ha de tener en cuenta que el plan hidrológico de la cuenca subraya que los usos hidroeléctricos son una de las presiones mayores que soporta esta cuenca del Eo”, con 112 extracciones de agua y un volumen derivado de 13.287 hm3/año de un total de 15.192 hm3/año, lo que a juicio de la CEA “causa una considerable alteración de las condiciones hidromorfológicas de la cuenca, que padece nada menos que 57 derivaciones en su parte occidental, previéndose la eliminación de obstáculos en el programa de medidas del plan”.

En cuanto al río Eo, la explotación hidroeléctrica supone la detracción máxima autorizada de 189’2 hm3/año de un total de 260’1 hm3/año, contando este tramo con 30 azudes de entre 2 y 10 metros de altura y un desvío hidroeléctrico, reconociéndose sus efectos en diversas áreas de pesca recreativa, cuyas especies son la trucha común migradora o reo y el salmón atlántico, “especies ambas que exigen ríos sin obstáculos” -indican desde la Coordinadora-.

Deja un comentario