Ecologistas en Acción considera que la caza del zorro con perros se celebra “bajo el disfraz de una inaceptable actividad deportiva” / youtube.es

El colectivo, que rechaza el sábado la celebración de la IX Copa de España de Caza del Zorro en Galicia, se manifestará al día siguiente en 31 ciudades de toda España para pedir el fin de la caza con galgos y otras razas de perros.

La organización ecologista se une así al rechazo del evento que se celebrará en los mentos de Pontevedra y la considera como “una de las prácticas cinegéticas más crueles”, que tiene “un impacto considerable para la vida silvestre” y para la que, “bajo el disfraz de una inaceptable actividad deportiva, se destinan fondos públicos que dan cobertura a un negocio suculento para algunos”.

LOS ANIMALES COMO MERO OBJETO

La entidad advierte que durante las próximas semanas “se podrá apreciar uno de los repuntes anuales de abandono y muerte violenta de animales domésticos al unirse, en menor medida, los que han sido objeto de regalo navideño inesperado con una gran cantidad de perros que, una vez finalizada la temporada de caza, ya no son útiles para los fines cinegéticos de sus propietarios”.

De hecho -señalan- “los perros utilizados en las diferentes modalidades cinegéticas son considerados meros objetos por muchos de sus propietarios” y bajo esta relación “desatienden muchas de sus necesidades básicas, son objeto de un maltrato explícito para conseguir su sumisión y obediencia, y encuentran en muchos casos una muerte prematura y horrenda o el abandono más cruel”.

Durante los meses de febrero y marzo -alertan-, muchos son eliminados de manera violenta por sus propios propietarios, mientras que otros serán abandonados y acabarán perdiendo la vida por atropello o por agotamiento e inanición. Tan sólo los que tengan mejor suerte saturarán los refugios de las sociedades protectoras de animales, que se encargarán de su adopción por parte de personas sensibilizadas con eta problemática.

Por eso, Ecologistas en Acción denuncia los intentos de las distintas federaciones de caza y del sector cinegético en general de pedir que las rehalas sean declaradas como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad y pide a los partidos políticos que no apoyen dicha propuesta, pues el maltrato animal, en cualquiera de sus formas, no debe recibir ningún tipo de reconocimiento “sino que debe considerarse una actividad prohibida”.

El colectivo exige la prohibición de una actividad aparentemente deportiva, como es la utilización de perros y otros animales como hurones, aves rapaces o caballos en cualquier tipo de actividad cinegética y considera necesaria la aprobación de una ley estatal de protección animal “que ampare a todos los animales, no sólo a los domésticos”, así como la tramitación y actualización de las leyes autonómicas de protección y bienestar animal.

Deja un comentario